Imprimir

Tecnociencia

El continente helado se calienta

En los últimos 50 años, la temperatura media de la Antártida subió 1,1ºC. Investigadores de la Universidad Federal de Río Grande do Sul (UFRGS), del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, sigla en portugués) y del Laboratorio de Ciencias del Clima y Ambiente de Francia analizaron una extensa serie de registros mensuales de temperatura entre 1947 y 1995 en la isla Rey George, donde se encuentra la base brasileña. Durante el período se registró un calentamiento anual promedio de 0,022 grado – el mayor aumento se registra en el inverno, que es ahora 1,9ºC más cálido.

Ésta es una posible consecuencia de la elevación de la temperatura en todo el planeta, provocada por la acumulación de gas carbónico en la atmósfera. En esta región, situada en el oeste del continente antártico, la temperatura del aire es regulada por la interacción entre las corrientes de aire caliente provenientes del norte y por las placas de hielo marino, que disminuyeron de tamaño entre centenares de metros y un kilómetro durante estos 49 años, de acuerdo con un estudio publicado en Pesquisa Antártica Brasileira. Sin embargo, esta elevación de temperatura no parece ser suficiente como para explicar la retracción registrada entre 1956 y 2000 en los glaciares de la isla Rey George.

El análisis de 70 cuencas de drenaje de dicha zona antártica arrojó que la reducción de los bloques de hielo se produjo en las cuencas de Almirantazgo, Rey George y Sherratt, de acuerdo con un estudio coordinado por el glaciológo Jefferson Cardia Simões, del Núcleo de Investigaciones Antárticas y Climáticas (Nupac, sigla en portugués) de la UFRGS. A finales de octubre, Simões inició su 13ª expedición a la Antártida. Simões y el geógrafo Francisco Aquino, también del Nupac, acompañan a 32 investigadores chilenos en el marco de la primera expedición por tierra que atraviesa todo el continente antártico con destino en el polo sur geográfico, el punto extremo del hemisferio sur. En 1961, Rubens Vilella, de la Universidad de São Paulo, fue el primer brasileño que llegó al polo sur: Vilella hizo parte de ese trayecto en avión.

Junto a 12 investigadores chilenos, Simões recorrerá 2.400 kilómetros de terrenos donde el aire es sumamente seco y las temperaturas llegan a 40ºC bajo cero en verano. El científico pretende extraer muestras de hielo de  decenas de metros de profundidad, para analizar la alteración química de la atmósfera durante los últimos 300 años.

Republicar