Imprimir

Tecnociencia

Salen de la tierra a la hora señalada

Este año las cigarras invadieron algunas ciudades de Estados Unidos. Es un espectáculo que acontece cada 13 años, en el caso de la Magicicada tredecim, y cada 17 años, en el de la Magicicada septendecim, dos especies cuyos ciclos de vida son los más largos entre los insectos. La duración de estos ciclos, de 13 y 17 años, son números primos, divisibles solamente por la unidad y por ellos mismos.

“Este tipo de ciclo es una consecuencia de la evolución”, dice el físico Paulo Campos, de la Universidad Federal Rural de Pernambuco (UFRPE). Campos es el autor principal de un estudio publicado en Physical Review Letters que empleó modelos matemáticos para investigar si habría una relación entre la evolución y el hecho de que la duración del ciclo sea un número primo. “Probablemente debido a las mutaciones, algunas especies de cigarras desarrollaron períodos de incubación más largos, y de este modo le escaparon a la acción de los predadores”, dice.

Estudios anteriores suponían que el ciclo de vida coincidente con años primos ayudaría a las cigarras a huir de sus predadores, con ciclos de reproducción distintos. En sociedad con físicos de la Unicamp, Campos verificó que este ciclo en años primos prevalece aunque coincida con el de un predador que se alimente de estos insectos. De acuerdo con el estudio, puede ser que la abundancia de cigarras sea lo que permita la supervivencia de estas dos especies. 

Republicar