Imprimir

Estrategias

El expreso de la arqueología

Paulo Zanettini, titular de una empresa de investigaciones arqueológicas que trabaja para gobernaciones y alcaldías, encontró una forma inusitada de hacer participar en sus proyectos a las comunidades de los lugares donde trabaja: un autobús, que hace las veces de museo y centro de exposiciones ambulantes; acompaña a los arqueólogos, divulga los hallazgos y realiza actividades educativas.

En los últimos seis meses, el Arqueobús, tal como es llamado el ómnibus, recorrió 15 mil kilómetros y arribó a cuatro localidades: Campinas, en el interior paulista, Vila Bela da Santíssima Trindade, estado de Mato Grosso, Alto Horizonte, estado de Goiás – ciudades donde la empresa realiza proyectos de rescate del patrimonio arqueológico – y, finalmente, Brasilia, en donde se presentó en presencia las autoridades y de la población. En el periplo, 75 mil personas visitaron el ómnibus.

El vehículo dispone de computadoras, instaladas para la realización de cursos gratuitos. También se lo emplea como soporte para excavaciones en lugares distantes – por cierto, su función original. “El Arqueobús nació de la idea de poner la tecnología a disposición de los equipos, pero inmediatamente cobró otra dimensión”, dice Paulo Zanettini. En 2005 hay viajes programados a Mato Grosso y a la región del Arraial de Canudos, Bahía.

Republish