Imprimir

Estrategias

En la cárcel, acusado de traición

El físico ruso Valentin Danilov, de 53 años, fue sentenciado en noviembre a 14 años de prisión, acusado de pasar secretos tecnológicos a China. En 2001, el FSB (Servicio Federal de Seguridad), órgano de inteligencia que sucedió a la desaparecida KGB, lo acusó de vender el proyecto de un equipamiento capaz de medir los efectos de las ondas electromagnéticas en satélites. El aparato, dice la FSB, puede ayudar a China a desarrollar armas que constituirían una amenaza para Rusia.

Danilov, ex miembro de la Academia Rusa de Ciencias, separado del comando del Instituto de Termodinámica de Krasnoyarsk, se convirtió en un símbolo de la ofensiva de la FSB contra investigadores y ecologistas acusados de traición. Si bien es cierto que la decadencia del país durante la década pasada desarticuló la infraestructura científica, abriendo espacio para la venta de secretos, para entidades de defensa de los derechos humanos, Danilov es un chivo expiatorio.

El científico siempre admitió que vendió la tecnología, pero argumenta que no se trataba de un secreto. En 1992, su investigación llegó a ser publicada en periódicos científicos. Fue absuelto en primera instancia, pero los fiscales apelaron esa sentencia, por lo cual ahora fue condenado.  (Nature, 2 de diciembre)

Republish