Imprimir Republicar

Estrategias

Un nuevo debate sobre patentes

La multinacional GlaxoSmithKline (GSK), mayor compañía farmacéutica de Europa, quiere que el gobierno del Reino Unido haga suya la idea de impulsar un cambio global en las normas sobre patentes – aprovechando el ascenso del primer ministro británico Tony Blair a la presidencia del G-8 (el grupo de los siete países más industrializados del planeta más Rusia).

La propuesta de la GSK consiste en crear un sistema compensatorio, por el cual el desarrollo de remedios contra enfermedades del Tercer Mundo sea premiado con la extensión de las patentes de medicamentos de interés del Primer Mundo. En síntesis: las drogas contra el cáncer costarían caras por más tiempo, y ese dinero subsidiaría la investigación de remedios contra afecciones tropicales.

Michael Bailey, consejero de la organización no gubernamental Oxfam, condenó la propuesta de GSK y defendió el mantenimiento de las normas sobre patentes que, según él, contienen conquistas importantes. En el 2001, la Organización Mundial del Comercio (OMC), autorizó a países a romper patentes de manera temporal, en situaciones de emergencia. La decisión de la OMC terminó con una guerra entre laboratorios y gobiernos que, en uno de sus encuentros, opuso a Brasil contra multinacionales como Glaxo. (The Independent, 29 de noviembre)

Republicar