Imprimir Republicar

Historia

La modernidad fantasma

Las fotografías de la construcción del ferrocarril Madeira-Mamoré son la novedad del relanzamiento del libro de la llamada "ferrovía de la muerte"

Lejos de ser un libro narrativo sobre el drama de la construcción del ferrocarril Madeira-Mamoré, tema de la actual miniserie transmitida por la TV Globo, Trem-fantasma, un estudio de Francisco Foot Hardman, constituye un hermoso y poético (incluso por su lenguaje, en general poco “académico”) ejemplo del esfuerzo de su generación intelectual en pos de cambiar el rumbo del quehacer de la historia dentro de las universidades. Más que un libro de historia es, por sobre todas las cosas, un estudio literario referente al imaginario nacional y mundial de la fuerza del progreso frente a la naturaleza.

Un grupo de investigadores resolvió recuperar la “borradura de huellas”, hecha efectiva por parte de la cultura brasileña con los eventos importantes, como en el caso del funesto ferrocarril que, entre 1907 y 1912, movilizó a 20 mil trabajadores de diversos países, y le costó la vida inútilmente a 6 mil de estos. Se pretendía erigir una conexión entre la Amazonia y una región de Bolivia rica en látex. Era el anhelo de construir un acceso al Océano Atlántico y competir con el canal de Panamá. Plena de contratos comerciales dudosos, lo cual resultó en un estrepitoso fracaso, la vía férrea Madeira-Mamoré fue convenientemente olvidada por las elites, pese al tamaño de la saga. Hardman, docente de teoría e historia literaria de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), vio en ella el ejemplo perfecto de una nueva historiografía, que él y sus colegas deseaban implementar. Y tuvieron éxito. El libro abre con un análisis sobre la ligazón entre el progreso y el espectáculo, cuyo reflejo se veía especialmente en los ferrocarriles, con sus trenes soltando vapor y civilizando al mundo, llevando la modernidad a todos los rincones. No sin razón, la primera película de los Lumiére mostraba la llegada de un tren. Era éste, junto a los buques, el encargado de esparcir por el mundo las posibilidades de consumo de mercaderías.

El escenario ideal de esta nueva mentalidad, dice Hardman, fueron las exposiciones universales, incluso las brasileñas, prueba incontestable de la unión entre el progreso y los espectáculos de masas. En ellas también se diezmaba con elegancia a las culturas “menos avanzadas”, que deberían renovarse con la modernidad. En este modelo, el investigador afirma que el mismo principio del “vértigo fantasmagórico” afectaba al hombre en las ciudades y en las selvas, el medio natural que debía domarse.

La actualidad del estudio reposa sobre todo en la permanencia del modelo de ocupación predatoria del país, cuyo resultado es una unidad imaginaria de la nación, vista por el investigador como una comedia ideológica restringida a una minoría de la población. El libro, de los años 1980, contiene en su reedición revisada un nuevo capítulo (a decir verdad, un artículo de 1988) sobre el fotógrafo Dana Merrill, responsable de las dramáticas fotos del ferrocarril.

Republicar