Imprimir Republicar

Carta de la editora | 110

Una ley por la vida

La Ley de Bioseguridad no podría ocupar otro espacio, a no ser la portada de esta edición de Pesquisa FAPESP. Es que su aprobación final en el Congreso, el pasado día 2 de marzo, y su promulgación por parte del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, el 24 de marzo del mismo mes, representan un claro e importante avance en la política científica y tecnológica de Brasil por cierto, un avance muy bien entendido y difundido por la prensa nacional en su conjunto. A lo largo de las 12 páginas que a partir de la página 24 abordan el tema, los editores Claudia Izique y Marcos Pivetta se turnan para mostrar las batallas y las articulaciones entre los diferentes actores, que aseguraron la victoria de los defensores de las investigaciones con células madre embrionarias y transgénicos; el panorama actual de la investigación con células madre en el país y sus posibilidades de desarrollo con la nueva ley y, por último, las perspectivas, tanto desde el ángulo del conocimiento y como económicas que se abren con la nueva legislación en lo referente a los alimentos genéticamente modificados. Para completar esta amplia cobertura, aprovechamos también el hecho de que la genetista Mayana Zatz se ha transformado en una especie de figura símbolo de la lucha por la aprobación de la investigación con las células madre embrionarias para hacer de ella el objetivo de la entrevista ping pong de esta edición, que comienza en la página 12. Es lógico que Mayana, una investigadora brillante y reconocida internacionalmente, escuchada acá por Pivetta y por mí, podría haber aparecido en una de esas entrevistas hace mucho tiempo. En rigor, la revista estaba en tal sentido en deuda con sus lectores. Aprovechamos entonces la oportunidad para saldar dicha deuda.

Otro punto destacado de este número, que seguramente podría ser tema de nuestra tapa, si no lo fuera la Ley de Bioseguridad, es el artículo del editor asistente de ciencia, Ricardo Zorzetto, que empieza en la página 48, sobre los resultados de los más recientes estudios del sueño, en andadura en el Centro de Estudios del Sueño, uno de los Cepids, esto es, de los Centros de Investigación, Innovación y Difusión financiados por la FAPESP. Lo más sorprendente de tales trabajos, que debe tomarse y reexaminarse con cautela, se refiere a evidencias halladas en ratones, que indican que la hormona femenina progesterona sería responsable, en determinadas circunstancias, de la erección del pene. Por lo que parece, no siempre la testosterona comanda. Si esto se confirma mediante nuevas investigaciones, tendremos con seguridad por delante un cambio de fuste en el conocimiento actual del papel de las hormonas sexuales, en especial la progesterona, el estrógeno y la testosterona. Siguiendo en la sección ciencia, vale la pena destacar el artículo del editor Carlos Fioravanti, que comienza en la página 62, sobre nuevas e inesperadas propiedades de materiales magnéticos, descubiertas por un grupo de investigadores paulistas y cariocas. En el mundo práctico, dichas propiedades dan pie para soñar con refrigeradores alimentados con materiales capaces de enfriar o calentar con mucho más eficiencia cuando se los somete a la acción  de un campo magnético, por ejemplo.

De cualquier manera, si bien el sueño y los sueños tienen aún vastas regiones inexploradas, y a lo mejor insondables por mucho tiempo, en contrapartida, los altibajos, los picos y las depresiones del relieve brasileño quizás puedan revelarse ahora con gran nitidez. Esto merced a un trabajo llevado a cabo por la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria – Embrapa, sobre las imágenes captadas por el trasbordador espacial Endeavour, tal como informa el editor de tecnología, Marcos Oliveira, a partir de la página 72. Por último, también es digna de relieve la inmersión lúdica en el universo de las historietas para corroborar su trayectoria y su presencia ciertamente poderosa en el panorama cultural brasileño. Carlos Haag, editor de humanidades, nos cuenta a partir de la página 86 nuevas investigaciones y un libro fascinante que muestran cómo las viñetas, al estilo de He-Man en los años 1980, por acá aún tienen poder.

Republicar