Imprimir Republicar

Estrategias

Brito se hace cargo de la Dirección Científica

Carlos Henrique de Brito Cruz asumió la Dirección Científica de la FAPESP el pasado día 26 de abril, en reemplazo del físico José Fernando Perez. El gobernador Geraldo Alckmin manifestó la intención de participar de la ceremonia de posesión; pero, como tenía un compromiso agendado previamente justo en esa fecha, la ceremonia se postergó algunos días. Brito Cruz, de 48 años, ingeniero electrónico y físico, había sido presidente de la Fundación entre 1996 y 2002, año en que fue designado rector de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp). Especialista en fenómenos ultrarrápidos, láser y semiconductores, es uno de los coordinadores del Centro de Investigación en Óptica y Fotónica (Cepof), de la Unicamp, y un profundo conocedor de las políticas de desarrollo científico y tecnológico. Perez, de 60 años, también ingeniero y físico, docente del Instituto de Física de la Universidad de São Paulo, sale de la FAPESP para erigir su propia empresa, PP&D Tecnología, tras 11 años estando al frente de la Dirección Científica. En su última participación en el Consejo Superior de la Fundación, Perez se refirió a los cuatro puntos que considera como los más significativos de su gestión. El primero fue la creación de los programas orientados a la innovación tecnológica, que involucran a empresas como socias o como actores principales. “Hasta ahora, 348 pequeñas empresas han participado en los programas”, dijo Perez ante los consejeros. El segundo punto fue el rol de la FAPESP como inductora de la creación de nuevos  programas, articulados a las iniciativas de la comunidad científica del estado de São Paulo. Gracias a esta acción conjunta surgieron el Biota, el Genoma, el Programa Tecnología de la Información en el Desarrollo de Internet Avanzada (Tidia) y la Cooperación Interinstitucional de Apoyo a Investigaciones sobre el Cerebro (CInAPCe), entre otros. “Todos los programas se implementaron sin ir en detrimento de la financiación de la investigación básica”, subrayó. El tercer punto se refiere al énfasis puesto en la divulgación científica. Durante su gestión se creó y se consolidó la revista Pesquisa FAPESP y SciELO, que es un nuevo modelo de publicación electrónica de los periódicos científicos y tecnológicos brasileños. El último ítem que Perez consignó como significativo se refiere a la creación de paradigmas que se generalizaron, como el genoma paulista, que inspiró el gran proyecto genoma nacional, y los Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepid) que, en la esfera federal, se convirtieron en los Institutos del Milenio, entre otros ejemplos.

Republicar