Imprimir Republicar

Carta de la editora | 114

Reflexiones lejos de la turbulencia

En medio a las violentas turbulencias que sacuden a la República en las últimas semanas desde las Comisiones Parlamentarias de Investigación que operan en Brasilia, puede hasta sonar como una provocación afirmar que Brasil no tiene en este momento ninguna necesidad ni urgencia en hacer una amplia reforma política -muy al contrario del juicio del sentido común. Sin embargo, no se trata de ninguna provocación, y sí de una conclusión pensada, fruto de una investigación cuya detenida maduración se concretó por fuera de las reiteradas imágenes que salen en los medios de comunicación, que muestran, día tras día, que una corrupción sistémica e invencible ha invadido el país y lo corroe actualmente en cuerpo y alma, por entero. La reiteración mediática, tal como sabemos, suele ser más apta para propagar sentimientos que para producir buena reflexiones.

Reacios a ella, los investigadores que se dedicaron a analizar las estructuras y el ambiente políticos nacionales en el marco del proyecto Instituciones políticas, patrones de interacción entre el Ejecutivo y el Legislativo y capacidad gubernativa, seguros de que no son las instituciones que crean corruptos, advierten que Brasil necesita algún cambio en el área política, efectivamente, pero nada radical, so pena de cortar canales importantes de acceso al sistema político por parte de la población. Una vez hecho esto, los cuatro puntos recurrentes en la actual discusión sobre la reforma política -fidelidad partidaria, lista cerrada de candidatos a las elecciones, cancelación del registro del partido que no obtenga al menos un representante en el Congreso Nacional y financiamiento público de las campañas electorales- son sometidos a un análisis cuidadoso de parte de los investigadores, donde se termina concluyendo que hay algo de ingenuidad y de falacia en las ansiedad de algunos por reformar todo para ampliar la eficiencia gubernamental. Es precisamente dicho análisis, sumamente oportuno en los días que corren, lo que se lee, entre otros puntos, en el artículo destacado en la portada de esta edición, a cargo del editor de humanidades, Carlos Haag, y que comienza en la página 80.

La población brasileña, más allá de estar curtida en escándalos que solamente la democracia destapa, ha crecido en edad, con el continuo incremento de la  expectativa de vida en el país. Desafortunadamente, esto viene aparejado de una creciente incidencia entre nosotros de enfermedades típicas de los ancianos, como es el caso de las mielodisplasias, sobre las cuales los clínicos que atienden usualmente a las personas mayores saben muy poco hasta ahora. En realidad, incluso los hematólogos, expertos en enfermedades que afectan a la sangre, sólo recientemente han empezado a recabar información más precisa sobre los defectos genéticos, producidos en forma autónoma por el propio cuerpo o como resultado de agresiones ambientales que provocan las mielodisplasias. De esta manera, el artículo del editor asistente de ciencia, Ricardo Zorzetto, que empieza en la página 38, es un aporte importante de Pesquisa FAPESP con miras a diseminar un poco más aquello que se sabe sobre las mielodisplasias. Al fin y al cabo, ante una anemia intrigante en un anciano, seguida de una caída de la cantidad de glóbulos blancos de la sangre y de las plaquetas, el médico clínico cada vez más deberá pensar en las mielodisplasias al derivar al paciente hacia el tratamiento correcto -que no siempre tendrá buenos resultados, cabe acotar.

En los dominios de la tecnología, vale la pena destacar en esta edición el artículo del editor Marcos de Oliveira sobre un nuevo instrumento que pone a trabajar haces de láser invisibles como pinzas ópticas, que capturan células microorganismos vivos y, aliados a un sistema de espectroscopía, permiten examinarlos en su funcionamiento pleno y normal, analizando proteínas, lípidos, aminoácidos y otros componentes. Por supuesto, esta novedad tecnológica tendrá una aplicación relevante en medicina, posiblemente en la industria alimenticia y en otras áreas, donde sea importante hacer el examen de células vivas.

Republicar