Imprimir Republicar

Ingeniería alimentaria

Para suplementar la salud

Una empresa desarrolla un complejo mineral orgánico valiéndose de proteínas presentes en la levadura

Biofarm Química e Farmacêutica, una pequeña industria farmacéutica con sede en la ciudad paulista de Jaboticabal, pretende producir a partir del año que viene suplementos minerales orgánicos que el organismo humano puede absorber mejor. Al desarrollar estos suplementos, la firma se convertirá en el primer fabricante brasileño de estos productos, empleados en la formulación de medicamentos y en la preparación de alimentos industrializados: leche, yogurt, harina y galletas. En la actualidad, en Brasil se fabrican únicamente los suplementos inorgánicos, tales como el sulfato de hierro, el cloruro de zinc y el sulfato de cobre. Los nuevos productos que Biofarm pondrá a disposición de las industrias se elaborarán mediante el empleo de una sustancia llamada quelato, nombre de un complejo orgánico que se forma debido a una reacción química entre moléculas, tales como los aminoácidos de proteínas provenientes de la levadura Saccharomyces cerevisiae, y metales como el hierro, el cromo, el magnesio, el cobre, el zinc y el calcio. Estimo que lograremos comercializar nuestro producto a un precio que será alrededor de un 30% más barato que los quelatos importados, dice el químico Ricardo da Silva Sercheli, responsable de las investigaciones que resultaron en el desarrollo del nuevo producto en Biofarm. Al primer año, queremos tener ya el 25% del mercado, y al segundo, un 30%. El precio del kilo del quelato importado varia entre 40 y 100 reales, de acuerdo con el mineral utilizado.

La fabricación de los suplementos inorgánicos en Brasil es de larga data, y lo que se hace es, sencillamente, mezclar el mineral con algunos ácidos. La producción de quelatos, por otro lado, es mucho más compleja. Es un sistema que obtiene los aminoácidos de las proteínas y provoca una reacción con los minerales metálicos dentro de reactores. Hasta que concluimos nuestras investigaciones, no existía tecnología nacional para la producción industrial de quelatos de minerales con las especificaciones requeridas para su uso en las industrias farmacéutica y alimenticia, dice Sercheli. Para éste, los quelatos tienen dos grandes ventajas por sobre sus similares inorgánicos. La primera de ellas es que la biodisponibilidad de un mineral bajo la forma de quelato es mucho mayor: hasta cuatro veces más. Esto significa que nuestro organismo absorbe mejor este tipo de suplemento que los metales en forma de sales inorgánicas. La segunda es la reducción de los efectos colaterales causados en algunas personas debido a la ingestión de los suplementos tradicionales: diarrea, constipación, problemas gástricos e intestinales.

Entre los beneficios de los minerales, por ejemplo, se puede mencionar que el calcio combate la osteoporosis, el hierro previene cuadros de anemia, el zinc actúa como agente antioxidante y el cromo modula la actividad de la insulina producida por el páncreas. El problema es que no siempre se obtiene la dosis necesaria de estos minerales en los alimentos consumidos diariamente. La solución son los suplementos minerales, que pueden administrarse como si fueran remedios. Tal es el caso de bebés recién nacidos, por ejemplo, que presenten un cuadro de anemia y deban tomar dosis diarias de hierro.

En Brasil existe desde 2002 la obligatoriedad de la adición de hierro biodisponible en las harinas de trigo y de maíz. De esta manera, los productos derivados, tales como pastas, pan, bollos y tortas poseen suplementos de hierro.

Los suplementos minerales a base de quelatos son evidentemente más ventajosos, pero su importación ha impedido hasta ahora que los consuma la industria farmacéutica nacional, dice Sercheli. Máster y doctor del Instituto de Química de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), el investigador hizo un posdoctorado  en la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, donde dedicó su estudio a la producción de compuestos organometálicos; precisamente, la clasificación en la cual se encajan los quelatos. De acuerdo con el científico, no existen estadísticas seguras sobre el volumen de suplementos minerales consumidos en el país, pero se estima que solamente una pequeña cantidad, del orden de las 15 toneladas mensuales menos del 20% del total, es orgánica e importada.

Para el desarrollo de los quelatos de aminoácidos provenientes de la levadura, Biofarm contó con el apoyo económico de la FAPESP, mediante el Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE). Al final del año pasado, la empresa fue una de las 20 seleccionadas para el giro de recursos del Programa de Apoyo a la Investigación en Empresas (Pappe, sigla en portugués), implantado en varios estados por la Financiadora de Estudos y Proyectos (Finep), dependiente Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT). En São Paulo, ese programa federal está implementándose en forma cooperativa con el PIPE, apuntando a dar financiación a partir de la tercera fase, cuando el prototipo se apresta a llegar a la línea de producción. En los otros estados, la inversión se usa desde la formulación del producto. En el marco del PIPE, la primera fase se destina al desarrollo de la idea, y la segunda a su comprobación en laboratorio. Con los recursos del Pappe, por valor de 430 mil reales, adquiriremos equipos, como por ejemplo los reactores industriales vitrificados y construidos en acero inoxidable, para montar una nueva línea de producción, afirma Naur Bellusci Filho, socio director de Biofarm. Estamos ampliando la fábrica y construyendo una planta exclusiva para la producción de quelatos minerales de aminoácidos de levadura. Este nuevo sector estará listo a comienzos de 2006, y tendrá capacidad para producir 11,5 toneladas por mes.

Levadura de caña
Uno de los factores del bajo precio de los quelatos que se elaborarán en Biofarm es la facilidad de la obtención de la materia prima para la fabricación del suplemento: la levadura Saccharomyces cerevisiae. Ésta es muy utilizada en otros procesos industriales como una especie de fermento, tal como ocurre en la fabricación de cerveza. Biofarm aprovechará el bajo precio que esa levadura tiene cuando se convierte en residuo de la producción del alcohol y el azúcar. En diversos países, como Estados Unidos y China, los mayores fabricantes mundiales de quelatos, la producción de la levadura normalmente transcurre en plantas industriales construidas exclusivamente para tal propósito, lo que hace que el precio del producto final sea mucho más elevado.

Nuestra fábrica queda en la zona de producción de azúcar y alcohol paulista, donde existe abundancia de Saccharomyces cerevisiae. Ésta constituye una importante ventaja competitiva para nosotros, dice Sercheli. Según el investigador, la primera etapa de producción del quelato de esos aminoácidos consiste en hacer el aislamiento de la proteína, toda vez que la levadura tiene alrededor de un 40% de material proteico. Después de que la proteína se separa, pasa por un proceso de hidrólisis (rotura por acción del agua), que tiene por objeto romper la cadena de aminoácidos presente en su molécula. La hidrólisis se lleva a cabo por medio de reacciones químicas y enzimáticas, cuyos detalles el investigador no da a conocer por tratarse de un secreto industrial. Con la sopa de aminoácidos resultante de la hidrólisis, llamada hidrolizado proteico, se preparan diferentes quelatos de minerales.

Ya conseguimos hacer quelatos de calcio, zinc, cobre, magnesio, hierro, manganeso y selenio. Éste último se preparó bajo la forma de complejo, porque no es un metal, afirma Sercheli. Las moléculas del suplemento tienen en promedio un 80% de aminoácido y un 20% de mineral. Todos los quelatos desarrollados en Biofarm fueron caracterizados en laboratorios de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), de la Universidad de São Paulo (USP) de Ribeirão Preto, de la Universidad Estadual Paulista (Unesp) de Jaboticabal y  en Bioagri Laboratórios, un centro de referencia privado en análisis químicos y toxicológicos con sede en la localidad paulista de Piracicaba. Los ensayos comprobaron que el quelato de aminoácido, cuya forma final es un polvo, está dentro de las especificaciones requeridas por la legislación y que el mercado demanda.

Una divisoria de aguas – El inicio de la producción de los quelatos de aminoácidos derivado de levadura constituye una divisoria de aguas en la historia de Biofarm. Creada hace diez años, hasta ahora la firma se dedicaba exclusivamente a la producción y comercialización de suplementos minerales y medicamentos para el área de salud animal, y a la prestación de servicios para otras compañías del sector. La empresa fabrica productos farmacéuticos en varios formatos: líquido, polvo, pomada e inyectables. Son en total alrededor de 50 productos, tales como vermífugos, larvicidas, antihelmínticos, promotores de crecimiento y suplementos minerales, destinados a animales de gran porte: ganado bovino, caprino, porcino y equino, y de mascotas como gatos y perros. Los productos se venden a distribuidores de medicamentos veterinarios y en forma directa a los criadores. A partir del primer semestre de 2006, la empresa también realizará la venta de productos veterinarios a países de Latinoamérica.

Con una estructura empresarial sobria y una plantilla de colaboradores calificados, con 18 empleados, la empresa proyecta un crecimiento de alrededor del 40% este año. En 2004 su facturación aumentó un 33%, pero, si se consideran únicamente las ventas de los productos fabricados, la evolución de los ingresos fue del 70%. Somos muy optimistas con relación al comienzo de la operación de la nueva planta de fabricación de quelatos de levadura. Cuando esté funcionando al 100%, creemos que será nuestro buque insignia. Sucede que los quelatos tiene un valor agregado más alto que los productos que fabricamos actualmente, y nosotros no tendremos competencia en Brasil, dice Bellusci Filho, socio director de la empresa. De acuerdo con el ejecutivo, hay negociaciones en marcha con industrias farmacéuticas y alimenticias nacionales para la provisión de quelatos minerales de aminoácidos derivados de proteínas a partir del primero semestre de 2006.

El Proyecto
Producción de quelatos de aminoácidos a partir del hidrolizado proteico de Saccharomyces cerevisiae para su utilización como suplementos alimentarios minerales de alta biodisponibilidad (nº 00/12797-0); Modalidad  Programa Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE); Coordinador Ricardo da Silva Sercheli – Biofarm; Inversión R$ 272.395,68 (FAPESP) y R$ 430.000,00 (Finep)

Republicar