Imprimir Republicar

Tecnociencia

Arañas que cazan a sus presas con sangre

No debería haber arañas en las casas de Kenia y Uganda construidas a orillas del Lago Victoria. Es que son muy oscuras, y las arañas saltarinas necesitan mucha luz para ver. Pero, ¿y entonces, por qué estaban allá? Ximena Nelson, de la Universidad Maccuarie, de Australia, imaginó que debería haber allí algún tipo de presa interesante. Junto a su equipo, salió entonces de cacería. Y lo descubrieron: son los mosquitos que están por toda la zona, incluso el Anopheles gambiae,  transmisor del paludismo. Pero la araña Evarcha culicivora no quiere cualquier mosquito. Ximena verificó que las arañas se acercaban a los mosquitos hembras que se habían alimentado de sangre hacía poco tiempo, pero no se interesaban tanto en las hembras que se habían nutrido de azúcar o en machos, que no estaban llenos de sangre. Las arañas eligen a sus presas por el olor y por el tamaño, pero la búsqueda de sangre se impuso a esa preferencia. No se sabe por qué se adaptaron a alimentarse de sangre, pero éste es el primer caso en que un animal elige a su presa con base en lo que ésta haya comido. La única posibilidad diferente, recuerda Ximena, serían los seres humanos, pues nosotros alimentamos al ganado de manera tal que su gusto sea lo mejor posible.

Republicar