Imprimir Republicar

Tecnociencia

Tiempos difíciles, pero no tanto

De repente ellas se ponen a llorar sin una razón aparente. O insultan y golpean sin una justificación acorde. Para quien está alrededor –y para las propias mujeres, claro– el síndrome premenstrual (SPM) puede ser un tormento. Pero puede haber alguna exageración en la intensidad de las alteraciones físicas y emocionales. Cuatro investigadoras de la Universidad Federal de Pelotas, Río Grande do Sul, demostraron que el SPM es bastante común, sí, pero no tanto como las mujeres sostiene. El equipo de Denise Petrucci Gigante entrevistó a 1.096 habitantes de Pelotas con edades entre 15 y 49 años, de todos los niveles económicos y culturales, y verificó que el 60% afirmaba sufrir mensualmente con el malestar del SPM. Pero sólo el 25% cumplía los criterios médicos que definen el SPM –tener al menos cinco síntomas, siendo al menos uno de ellos la tristeza, la rabia, el nerviosismo o la irritabilidad en intensidad capaz de afectar las actividades del día a día. “Estamos haciendo otros estudios para descubrir por qué este problema es más común entre las mujeres más jóvenes, blancas y con mayor grado de instrucción”, dice Celene Longo da Silva, una de las autoras del estudio publicado este mes en la Revista de Saúde Pública.

Republicar