Imprimir Republicar

Recursos humanos

Simientes vigorosas

Por primera vez la Embrapa contrata másteres y doctores para invertir en nuevas tecnologías

Alrededor de 3.500 másteres y doctores están disputando 271 vacantes de investigador en el marco de un concurso que la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa) lleva a cabo en todo el país. El proceso selectivo, que debe concluir este mes, cuenta con formato y propósitos inéditos en la historia de la institución. Por primera vez la estatal Embrapa se dispone a renovar sus cuadros buscando 24 maestros y 271 doctores, cuando, en toda su trayectoria siempre optó por la contratación de profesionales jóvenes y el patrocinio de su formación en posgrado. ?El sistema brasileño de posgrados ha madurado y está produciendo gran cantidad de buenos investigadores, ávidos por oportunidades de trabajo. De los 10 mil doctores formados cada año, mil pertenecen al área de ciencias agrarias, dice el presidente de Embrapa, Silvio Crestana. No ofrecemos salarios espectaculares y aún así logramos atraer una cantidad significativo de participantes para el concurso, afirma. La remuneración ofrecida varía entre 3.660,61 y 4.886,86 reales mensuales.

La principal justificación para el concurso radica en la necesidad preeminente por renovar los cuadros de la Embrapa. Con 37 centros de investigación esparcidos en todo el país, la empresa cuenta con más de 2 mil investigadores en actividad, siendo poco más de un tercio de ellos, con nivel de maestría y casi dos tercios con doctorado y posdoctorado.  Pero, con 33 años de antigüedad, enfrentará en breve la jubilación de centenas de profesionales  justamente aquellos que ayudaron a montar la empresa. Se estima que, hacia 2009, más de 700 investigadores dejarán la empresa. Las ambiciones del proceso selectivo van más allá de la mera reposición de recursos humanos. Parte de las vacantes ofrecidas se encuentra vinculada a campos de conocimientos emergentes en los cuales la Embrapa decidió crear masa crítica. Los 21 profesionales reclutados para el área de sistemas de producción agroenergética, por ejemplo, auxiliaron en la conformación de una red de investigación que más adelante, servirá de base para la creación de una nueva unidad de la empresa, la Embrapa Agroenergía.

La empresa realizó un relevamiento criterioso para determinar el perfil de las vacantes. Definió algunas demandas del sector para el momento actual, como son: defensa sanitaria, agroenergía, agroecología, cambios climáticos, y las áreas promisorias para el futuro, como son los casos de: seguridad alimentaria, biología avanzada, nanotecnología, y rastreo. En la mayoría de ellas, abrió vacantes para profesionales con diploma de doctorado. En otras, en las cuales Brasil aún no cuenta con una tradición, ofreció vacantes para maestros. Pero las vocaciones consagradas de la empresa ni por poco fueron olvidadas. También estamos requiriendo profesionales en las áreas que dominamos, para mantener el nivel de competencia que ya existe, afirma Silvio Crestana. Con los avances genéticos tradicionales, creamos variedades diversas de cultivos, como arroz, porotos, maíz, trigo y soja, que establecieron una tecnología brasileña y tropical. Nuestra preocupación es no perder masa crítica. Parte de esos cargos, no por casualidad, se vincula a las áreas en las que la empresa posee tradición, como los sistemas de producción sustentable (40 vacantes), recursos genéticos y mejoramiento vegetal (30 vacantes) y utilización sustentable de recursos naturales (28 vacantes). Los nuevos contratados comenzarán a trabajar a partir del segundo semestre del año.

Republicar