Imprimir Republicar

Nuevos materiales

Una boca más colorida

Elaboran nuevos soportes para aparatos de ortodoncia con un compuesto cerámico y pigmentos en colores azul, rosa y rojo.

El bracket, una pieza esencial en los tratamientos de corrección ortodóncica que sirven para alinear las piezas dentales, funciona como un soporte que transmite los esfuerzos del alambre hacia el paladar. Durante muchos años, esas piezas eran básicamente metálicas, construidas en acero inoxidable. Con la incorporación de nuevos materiales, como los compuestos cerámicos y los polímeros surgieron los soportes blancos o también transparentes. Ahora, puede encontrárselos también en colores más radicales, como azul, rosa, amarillo, rojo, además del discreto perlado y del blanco; como resultado de un desarrollo realizado por el Laboratorio Interdisciplinario de Electroquímica y cerámica (Liec), del Instituto de Química de la universidad Estadual Paulista (Unesp), de Araracuara, en cooperación con la empresa Tecnident Equipamientos Ortodónticos, de São Carlos.

El lanzamiento del nuevo producto, que se encuentra en el mercado interno desde marzo de este año y apresta a salir al mercado externo, tiene como clientes mayoritarios a los adolescentes, que se hallan siempre en busca de novedades en los consultorios odontológicos, como la aplicación de piercings en los dientes, en este caso, sólo pequeños cristales pegados que simulan esa técnica.

Los nuevos colores se obtuvieron con el uso de dos materiales cerámicos conocidos, el circón y la alúmina. Para obtener el resultado deseado, los investigadores adicionaron diferentes cantidades de partículas de hierro, níquel, cromo y cobre, en escala nanométrica, capaces de colorear las matrices cerámicas. La aplicación de los pigmentos en la alúmina, resultó en la consecución de colores rojos y rosas, mientras con la circona se obtuvieron colores como el azul, blanco, perlado y amarillo.

Bracket translúcido
La tecnología para la obtención de los diferentes colores devino en un pedido de patente conjunto entre el Liec, que forma parte del Centro Multidisciplinario para el Desarrollo de Materiales cerámicos (CMDMC), uno de los diez Centros de Investigación, Innovación y difusión (Cepid) de la FAPESP, y la Tecnident. La cooperación, que comenzó en 2003, continuará. ?Pretendemos trabajar ahora en el desarrollo de un bracket translúcido con la alúmina, dice José D’Amico Neto, director de Tecnident.

En verdad, lograr un bracket translúcido era la propuesta inicial de la investigación, ya que el mercado de soportes cerámicos transparentes está dominado actualmente por sólo dos empresas, una de Alemania y otra de Estados Unidos. El producto es muy costoso en el mercado internacional y llega a costar diez veces más que el común, fabricado en metal, dice D’Amico Neto. El conjunto de 20 brackets de metal, utilizados en un aparato ortodóncico, cuesta alrededor de 7 dólares, mientras que el transparente ronda los 130 de la misma moneda.

Las estimaciones apuntan que el mercado de componentes ortodónticos moviliza en Brasil alrededor de 100 millones de dólares anuales. La participación de la industria brasileña  se estima entre 60% y 80% de ese total, porcentaje logrado con la gradual sustitución de productos importados por nacionales. El mercado externo para los productos brasileños también ha crecido debido a su calidad y a los precios competitivos. Tomando como base esos dos puntos es que Tecnident quiere ampliar sus ventas hacia América Latina, Estados Unidos y parte de Europa y Asia.

Republicar