Imprimir Republicar

Evaluación

Academias de Internet

Brasil ocupa una buena posición en el ranking de las universidades que divulgan su producción en la web

BUENOPara ser realmente considerada buena, una universidad debe disponer para el público su producción académica a través de Internet. Este provocativo concepto es el parámetro de un ranking mundial de instituciones de nivel superior creado por el laboratorio Cybermetrics, del Centro de Información y Documentación (Cindoc) del Consejo Nacional de Investigación de España (CSIC). En esta clasificación, publicada por primera vez en 2004 y actualizada cada seis meses, se toma en cuenta el volumen, la visibilidad y el impacto del contenido científico albergado en los dominios web de cada universidad.

La lista de las buenas universidades en internet reitera la preponderancia de las instituciones estadounidenses, aunque Harvard, la número uno del mundo en los ranking más destacados, aquellos publicados por el periódico ingles The Times y por la universidad china de Shangai Jiao Tong University, aparece recién en la tercera posición, superada por el Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) y por la Universidad Stanford. En tanto, la situación de las universidades europeas es francamente desfavorable – producto de la escasa preocupación por divulgar en la red su prolífica producción científica. La mayor discrepancia se presenta en las universidades francesas. La Universidad Claude Bernard Lyon I, es la institución francesa que aparece mejor posicionada en el escalafón de Cybermetrics – y se halla en un desventajoso 298º lugar. Ahora bien, la École Normale Supérieure, 18º en el ranking del The Times, ocupa el 334º lugar en la clasificación del laboratorio español.

En el vacío abierto por Europa hay lugar para países como Brasil. La Universidad de São Paulo (USP), en el 97º lugar, y la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), en la 190 posición, aparecen el la lista de Cybermetrics más de cien puestos por delante que sus colocaciones en el escalafón de la Universidad Shangai Jiao Tong. El celo con que cuidan sus dominios en la web ayuda a extender su buen posicionamiento. La Unicamp, por ejemplo, determinó que las referencias a instituciones en páginas personales y en trabajos de los docentes fueran estandarizadas para facilitar la tarea de los calificadores. “Pero la cuestión más relevante es que nuestra producción científica está fuertemente vinculada con los mejores periódicos, y la mayor parte de ella se encuentra en Internet”, asegura el pro-rector de Investigación de la Unicamp, Daniel Pereira. Un importante porcentaje de los investigadores de la Unicamp creó links personales en los que divulgan sus actividades académicas. La universidad no sólo apoya la iniciativa, sino que también intenta tornar más visibles y accesibles a esas páginas. Una experiencia piloto se halla en curso en la página de la Pro-Rectoría de Investigación, con la creación de un link para “redes temáticas virtuales en la Unicamp”. Tales redes no son más que listas de investigadores y de sus páginas personales, que se desempeñan en importantes áreas de investigación, tales como nanotecnología, bioenergía, salud pública y tecnologías informáticas entre otras. “Queremos hacer visible el trabajo de los investigadores de esas áreas para identificar nuevas cooperaciones y oportunidades”, dice Pereira. La Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC) es otra destacada referencia positiva. Asoma como la tercera institución brasileña en el ranking, con el 281º lugar en la clasificación general. “Internet apareció en nuestra universidad y luego todos los laboratorios, grupos y subgrupos de investigación contaban con sus páginas personales vinculadas con la de la institución”, dice el vice-rector de la UFSC, Ariovaldo Bolzan. “Fuimos la primera institución en subir a la Web todas las tesis en formato pdf, eso allá por el año 1999”.

Herramientas
El índice obtenido por las instituciones resulta de la ponderación de cuatro factores: Uno de ellos es la cantidad de páginas de la institución identificadas por cuatro importantes herramientas de búsqueda. El segundo atañe a su visibilidad y evalúa el número de enlaces externos que remiten a la página de la universidad. El tercero mide la producción académica evaluando el número de archivos word, pdf, powerpoint, y postscript, un síntoma de la disponibilidad en la Web de tesis, seminarios y presentaciones. Por último, se recurre a la herramienta Google Scholar para conocer el número de artículos científicos de la institución disponibles en la Web, en publicaciones electrónicas de acceso irrestricto. Harvard fue la primera solamente en el requisito de Google Scholar, siendo superada por las rivales en los otros tres ítems. La metodología, naturalmente, no rivaliza con la de los escalafones convencionales, aquellos que efectivamente, otorgan réditos para la consistencia académica de la institución al contemplar variables tales como la existencia de ganadores de Premios Nobel, el impacto de los artículos científicos y la opinión de los académicos. “Dos grandes instituciones inglesas, la Universidad de Manchester y el Imperial College, aparecen en situación muy desfavorable, a pesar de la alta calidad de su producción académica”, observa Daniel Pereira, de la Unicamp. “Es de interés estar bien colocado en el ranking Cybermetrics, pero nuestro objetivo continúa siendo el de estar entre los cien mejores del mundo – en los ranking tradicionales –, afirma.

Los responsables por el laboratorio Cybermetrics aseguran que su intención no es desvalorizar a universidades consagradas. “Si el desempeño de una institución se halla debajo de la posición esperada de acuerdo con su excelencia académica, sus gestores deben reconsiderar la política en relación con la Web y mejorar la cantidad y calidad de sus publicaciones electrónicas”, afirma Isidro Aquillo, uno de los investigadores que construyen el ranking. “Nuestro objetivo solamente es otorgar una motivación extra para que investigadores de todo el mundo publiquen contenido científico en la Web, en mayor abundancia y calidad”, dice.

Republicar