Imprimir Republicar

Carta de la editora | 136

De la política a la estética

Entre las tradicionales secciones de Política y de Ciencia, esta edición de Pesquisa FAPESP contiene tres textos agrupados bajo el título Medio ambiente. Entendemos ese título en una concepción bastante amplia, capaz de abarcar desde los llamados cambios climáticos globales hasta las búsquedas de fuentes de energía más limpias y eficientes. Con eso queremos primeramente enfatizar la importancia creciente de esa vasta área transdisciplinaria en los programas brasileños de financiación a la investigación científica. La FAPESP, por ejemplo, presentará pronto un programa que alienta la financiación de proyectos de investigación que analicen el impacto en el país de los cambios climáticos globales, y otro de soporte a investigaciones en el área de etanol. Ambos están en la fase final de montaje. Falta solamente la participación del gobierno federal, dijo el director científico de la Fundación, Carlos Henrique de Brito Cruz, a Eduardo Geraque, del diario Folha de S. Paulo, el 26 de mayo pasado.

La sección Medio ambiente se justifica también por parecernos confortable para el lector la proximidad espacial de los informes periodísticos vinculados a las cuestiones ambientales, ya sean ellos inspirados en debates y decisiones políticas, en propuestas y hallazgos científicos, en soluciones tecnológicas o en investigaciones empíricas y reflexiones en el ámbito de las ciencias humanas y sociales. Así, además de transdisciplinario, dicha sección surge trans-editorial, por así decirlo, y con seguridad con vocación para una larga vida en esta revista.

Pero es tiempo de llegar a los destacados de la edición. Primero la portada: lo que se revela a través del sólido texto de la editora de política, Claudia Izique, es de qué manera, buenos indicadores de ciencia y tecnología, bien adecuados a la realidad de la investigación en Latinoamércia pueden convertirse instrumentos valiosos en la búsqueda de competitividad de los países de la región y del trazado de eficientes políticas públicas regionales. El escenario donde se dieron los debates tratados por Claudia en el reportaje de la portada, a partir de la página 22, fue el VII Congreso Iberoamericano de Indicadores de Ciencia y Tecnología, realizado en la ciudad de São Paulo entre el 23 y el 25 de mayo, que abrió espacio hasta para la idea de una cierta destrucción creativa, basada en ciencia y tecnología, que sería la gran salida para el desarrollo de nuestro subcontinente. Vale la pena leerlo.

En Ciencia vale destacar un instigador artículo, elaborado por el editor interino de ciencia, Ricardo Zorzetto, sobre el reciente hallazgo de fragmentos de cerámica indígena que condujo a un grupo de arqueólogos a la conclusión de que una vasta área bien en el corazón de la región amazónica, hoy en día prácticamente desierta de almas, fue refugio de grandes y complejas comunidades entre los siglos III A.C. y XV de nuestra era. En Tecnología llamo la atención sobre el texto de la editora asistente Dinorah Ereno, donde ella informa la creación y multiplicación en el país, por iniciativa de empresas de diferentes portes y orígenes, de centros para el desarrollo de software y aplicativos destinados al mercado mundial. En la de Humanidades destaco el artículo elaborado por el periodista Gonzalo Junior, donde saca a la luz una serie de bellos estudios que escrutan los andamios y las vísceras de la cultura bahiana para desplegar un sinnúmero de mitos con los cuales mercadológicamente se fueron recubriendo sus verdades fuertes y, con frecuencia, molestas.

Para finalizar, hago hoy una invitación diferente a los lectores de Pesquisa, vinculados a la pura fruición estética: si pueden, recorran la revista página tras página deteniéndose un poco más en algunas de ellas: atiendan a la belleza de las fotografías del artículo estampado en la portada, vean qué luz hay en la imagen del mosquito de la página 51 y qué movimiento existe en los datos de las páginas 56 y 57; reparen qué extraordinarias son las ilustraciones de las páginas 65 a la 67, y deléitense sí, es eso con la pintura genial de Carybé entre las páginas 80 y 83. Son solamente sugerencias, tan solamente para llamar la atención, por un  deber de justicia, para el creativo y competente trabajo del equipo de arte de la revista, bajo el comando de la joven diseñadora Mayumi Okuyama. Buena lectura. Con pausas para la contemplación.

Republicar