Imprimir Republicar

conmemoración

Paradigma nacional

La FAPESP llega a sus 45 años con estabilidad y constancia en el apoyo a la investigación científica

Suite Vila Rica, de Camargo Guarnieri, y Estancia, de Alberto Ginastera, marcaron la conmemoración de los 45 años de la FAPESP el día 23 de mayo. Las piezas fueron ejecutadas por la Orquesta Sinfónica del Estado de São Paulo (Osesp), dirigida por el chileno Victor Hugo Toro, director auxiliar. Más de 900 invitados comparecieron al concierto y a la ceremonia en la Sala São Paulo, en el centro de la capital paulista.

Luiz Gonzaga de Mello Belluzzo, profesor del Instituto de Economía de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), hizo el discurso inaugural del evento, representando a la comunidad académica. Belluzzo destacó un aspecto importante de la cultura científica paulista: la tradición de respeto a la ciencia por parte de los gobiernos estaduales.

La cultura del conocimiento se traduce en la estabilidad y en la continuidad del apoyo a la investigación científica garantizado por la FAPESP a lo largo de los años y que ha sido responsable de tantas conquistas de peso para la ciencia brasileña, dijo Belluzzo. A él le impresiona de qué manera el estado paulista, por sucesivos gobiernos, siempre respetó la transferencia de los recursos y consiguió mantener la continuidad de los giros para la investigación. La FAPESP atestigua la posibilidad de que Brasil tenga una estabilidad duradera.

Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de la Fundación, afirmó que la FAPESP tiene tres pilares: apoyo a la formación de recursos humanos, financiamiento de la investigación académica y apoyo a la investigación de naturaleza aplicada, de interés de la industria y del gobierno. La Fundación supo realizar bien esas premisas en esos 45 años?, dijo Brito Cruz. Tanto es así que sus estatutos nunca fueron alterados.

Cooperación
Al ser creada, la FAPESP generó un principio de identidad que diseñó las líneas de un proceso dinámico de identificación entre la comunidad de investigadores y la institución, afirmó a su vez Carlos Vogt, presidente de la FAPESP. Ese proceso inmediatamente se tradujo en una cooperación intensa de demandas, de ofertas, de colaboración crítica y evaluativa, de producción del conocimiento, de su difusión y divulgación, dijo. Con eso, se cierra el círculo de aberturas programáticas de la Fundación, que va desde las becas hasta la innovación y desde esta al aumento de la capacidad de inversión en la formación de competencias y en el desarrollo científico y tecnológico del estado como base de su desarrollo económico y social.

El secretario de la Cultura, João Sayad, representante del gobernador José Serra, consideró que la creación de la Fundación, en 1962, fue una proeza de la sociedad brasileña. A veces, dejamos de ver lo que es hecho de bueno en el país y, con eso, nos sorprendemos cuando vemos nuestras propias hazañas, como la creación de la FAPESP?, dijo. ?Hoy en día, donde quiera que se hable de ciencia y tecnología en São Paulo, se habla de la FAPESP. Para el secretario, la Fundación se transformó en paradigma para Brasil.

Republicar