Imprimir Republicar

Innovación

El pasaporte al mercado externo

El Pipe cumple diez años con refuerzo para la fase III

El Programa Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (Pipe) fue creado el día 18 de junio de 1997, hace diez años, con un objetivo hasta entonces inédito: apoyar el desarrollo de las investigaciones innovadoras en el ambiente empresarial. Desde entonces, el programa ya ha financiado más de 700 proyectos que incluyen desde los estudios sobre la factibilidad técnica de una idea creativa, conocida como fase 1, hasta el desarrollo de la investigación propiamente dicha y del prototipo de su resultado, la fase 2. El gran desafío siempre fue el financiamiento de la fase 3 -la de desarrollo de nuevos productos para el mercado-, que la FAPESP, por razones de los estatutos, no puede apoyar. Ese obstáculo fue parcialmente sorteado en 2004, cuando la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep), por medio del acuerdo con la FAPESP, destinó recursos del Programa de Apoyo a la Investigación en Empresas (Pappe), del Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT), a 20 empresas que, en la época, habían concluido con éxito las fases 1 y 2 del Pipe, con el objetivo de apoyar la ingeniería de la producción y el desarrollo del negocio, por un período de dos años. La contrapartida de la FAPESP, prevista en el acuerdo con la Finep, equivalió a las inversiones en las dos primeras fases del Pipe, período en que los investigadores desarrollaron el proyecto, realizaron la investigación y elaboraron el plan de negocios.

La fase 3 del programa será ahora reiniciada.  Además de los recursos provenientes de un nuevo acuerdo con la Finep, las empresas del Pipe podrán contar con una modalidad más de apoyo para el desarrollo de productos innovadores. La FAPESP firmó un convenio con la Imprimatur Capital Limited, una empresa internacional de capital de riesgo, con sede en Londres, especializada en propiedad intelectual y licenciamiento de tecnologías, que también apoya la planificación de negocios y la prospección de mercados para pequeñas empresas de base tecnológica. Esa alianza permitirá a la Fundación ampliar las oportunidades  a las empresas que concluyan la fase 2 del Pipe, en especial en el mercado externo, ya que Imprimatur tiene oficinas en Hong Kong, en Singapur, en Kiev y en Riga, y también actúa en Hungría.

Capital de riesgo
Por el acuerdo, Imprimatur apoyará a la FAPESP en la evaluación, comercialización y financiamiento de proyectos para la fase 3 del Pipe. Los proyectos serán analizados por un comité formado por asesores de la FAPESP y de la  empresa aliada. Las propuestas aprobadas contarán con recursos de becas de auxilio para la investigación, del lado de la FAPESP, e inversiones de riesgo, del lado de Imprimatur. Excepcionalmente, podrán ser apoyadas solamente por la FAPESP – con recursos de la Finep y en la forma de auxilio a la investigación -; o contar exclusivamente con inversiones de riesgo de la Imprimatur. Los proyectos tendrán una duración de 24 meses y un presupuesto de hasta 500 mil reales.

Además de inversiones, Imprimatur ofrecerá a las empresas  servicios como planificación de negocios; investigación de mercado; administración de actividades; y hasta capital de semilla. Y pagará a la FAPESP el 30% de todas las ganancias en la comercialización de patentes o productos, reconociendo así las inversiones de la Fundación en la formación del capital intelectual y en el desarrollo del proyecto en las dos primeras fases del programa, que serán destinados al financiamiento de nuevos proyectos.

Republicar