Imprimir

Evaluación

En el club de los 200

La USP y la Unicamp suben posiciones en el ranking mundial de universidades

Dos instituciones brasileñas, las universidades de São Paulo (USP) y la Estadual de Campinas (Unicamp), despuntan entre las 200 mejores en el mundo, de acuerdo con la cuarta edición del ranking anual hecho por el Higher Education Supplement, del periódico británico The Times. La USP aparece en el lugar 175º, empatada con la Universidad de Massachusetts, en Amherst, Estados Unidos – posición mejor que las obtenidas en 2006 (lugar 284º ) y en 2005 (lugar 196º ). El salto de la Unicamp, que aparece en el lugar 177º, fue aún más expresivo. En 2006 estaba en la posición 448ª. Si hubiese obtenido un concepto mayor en algún requisito, podría haber sobrepasado a la USP. La lista es elaborada a partir de diversos criterios reunidos. El principal es el análisis por pares, que representa 40% de la nota final. Un conjunto de 5,1 mil investigadores fue entrevistado, siendo 41% de Europa, África y Medio Oriente, 30% de las Américas y 29% de Asia y del Pacífico. También tiene peso la opinión de empresas que contratan a recién graduados, además de indicadores de producción académica y de innovación, entre otros. Los diez primeros lugares pertenecen a universidades británicas y estadounidenses – Harvard, una vez más, es la primera de la lista, seguida por Cambridge, Oxford y Yale. En la relación de las 200 mejores del mundo, América Latina está representada solamente por una institución más, la Universidad Nacional Autónoma de México, en la posición 192ª. El mundo en desarrollo entra con solamente una más: la Universidad de Cape Town, de Sudáfrica, en el lugar 200º.

Es cierto que la producción académica de las instituciones brasileñas viene creciendo año tras año, pero los cambios en la metodología del ranking también ayudan a explicar la buena evolución de la USP y de la Unicamp. Los organizadores del análisis pidieron que los académicos entrevistados hicieran una lista con las 30 universidades que consideran líderes mundiales en sus campos del conocimiento – pero por primera vez prohibieron que votasen en sus propias instituciones. “Eso ciertamente ayudó a abrir un espacio para que el nombre de la Unicamp despuntase”, celebra José Tadeu Jorge, rector de la institución. “Probablemente, eso resulta de nuestra estrategia de mandar cada vez más alumnos a estudiar un período de la carrera de grado en instituciones del exterior, principalmente de Europa y de Latinomérica. La calidad de esos estudiantes debe haber servido para divulgar a la Unicamp”, afirma.

En tanto, la rectora de la USP, Suely Vilela, no cree que sea grande el impacto del cambio de metodología en el desempeño de la institución que comanda. “Nuestra posición en este ranking osciló bastante en los últimos años, pero otro ranking de universidades cuyos criterios se mantuvieron estables, hecho por la Universidad de Xangai, muestra que nuestros indicadores mejoran año tras año. Salimos del lugar 165º en 2003, fuimos para el 153º en 2004, para el 139º en 2005 y el 134º en 2006. Ahora estamos en la 128ª posición”, dice Suely. La rectora atribuye el desempeño de la USP a un conjunto de factores, que van de la competencia de sus recursos humanos a la autonomía didáctico-financiera de que las universidades estaduales paulistas disfrutan.

Otro factor favorable a las brasileñas fue la utilización en el ranking, por primera vez, de la base de datos Scopus para medir las citaciones recibidas por los artículos de los autores de cada universidad, indicador de calidad de la producción académica. Comercializado por la editora Elsevier, Scopus contiene resúmenes y referencias de 15 mil periódicos científicos revisados por pares, en substitución de la base utilizada en las versiones anteriores, la consagrada Thomson-ISI. La razón del cambio, según los organizadores del ranking, es la mayor presencia de publicaciones en otras lenguas además del inglés en la base Scopus. La USP y la Unicamp también se beneficiaron con la mayor apertura en la base Scopus a publicaciones en biología e ingenierías, áreas en las que ellas tienen tradición.

Republish