Imprimir Republicar

Convenio

Ruptura de patrones

La FAPESP y Braskem invertirán 50 millones de reales en polímeros verdes

eduardo cesarLa FAPESP y Braskem — la 11ª petroquímica mundial según el criterio del valor de la empresa, después de la conclusión de la adquisición de Ipiranga — suscribieron un convenio de cooperación para el desarrollo de investigaciones en biopolímeros. Las inversiones, de 50 millones de reales a lo largo de cinco años, se dividirán entre ambos socios. El acuerdo es parte de la estrategia de la Fundación de apoyar investigaciones aplicadas desarrolladas conjuntamente por empresas e institutos de investigación, en el ámbito del Programa de Investigación en Sociedad para la Innovación Tecnológica (Pite).  “El objetivo es apoyar proyectos de investigación exploratoria con potencial de crear tecnología de ruptura, en la frontera del conocimiento”, explicó el director científico de la FAPESP, Carlos Henrique de Brito Cruz, dejando claro que no se trata de innovaciones incrementales.

Para Braskem, la sociedad se alinea a la estrategia de la empresa de ampliar  su competitividad mediante la adopción de nuevas tecnologías y de la innovación. “No podemos tener trabas por restricción tecnológica”, afirmó el presidente de Braskem, José Carlos Grubisich. “Por eso, vamos a invertir en proyectos de ruptura en las áreas de nanotecnología y de biopolímeros”, completó.

La empresa tiene 18 industrias dispersas por el país y es pionera en el área de polímeros verdes. En 2007 lanzó el primer polietileno certificado que tiene como materia prima el etanol de la caña de azúcar. Además del etanol, la compañía desarrolla investigaciones en la ruta de la biomasa que ya dieron como resultado depósito de cinco patentes. “Invertimos 300 millones de reales en investigación y desarrollo (I&D) y en la instalación de modernos laboratorios de investigación”, enfatiza Grubisich. Esa tradición de la empresa de invertir en investigación “agilizó” la tramitación del convenio. “Cuando la empresa tiene investigación, es más fácil porque ella sabe hablar el lenguaje de la ciencia y la tecnología”, comentó Brito.

El convenio se firmó el día 27 de febrero, en la sede de la Fundación, en una ceremonia en la que también estuvieron presentes el gobernador José Serra; el secretario de Desarrollo y vicegobernador, Alberto Goldman; el secretario de Educación Superior, Carlos Vogt; el presidente de la FAPESP, Celso Lafer y el director presidente de la Fundación, Ricardo Brentani, entre otros. “Necesitamos aumentar la ventaja del estado de São Paulo a nivel internacional”, dijo el gobernador. “Por eso el programa tiene el aplauso del gobierno del estado.”

La primera llamada pública, cuyo plazo se cierra el día 22 de abril, seleccionará proyectos relacionados con investigaciones en procesos de síntesis de intermediarios, monómeros y polímeros a partir de materias primas renovables (azúcares, etanol y biomasa, entre otras) e investigación de las propiedades fisicoquímicas de esos polímeros verdes que permitan su utilización en diferentes aplicaciones. La selección de los proyectos será hecha en dos fases. En la primera, el Comité Gestor de la Cooperación, formado por representantes de la FAPESP y de la Braskem, va a analizar las propuestas entregadas y seleccionar aquellas que, en una segunda fase, tendrán su mérito analizado de acuerdo con las normas usualmente adoptadas por la Fundación.

Otros convenios
La Fundación mantiene convenios similares con Microsoft Research, Dedini, Padtec, Telefónica, Oxiteno, Digital Assets, Instituto Fleury, Imprimatur y Ouro Fino Saúde Animal. El día 18 de febrero firmó una sociedad también con las empresas Ci&T Software y DigitalAssets, en un total de  3,6 millones de reales “también divididos entre la FAPESP y las dos empresas” destinados a apoyar investigaciones aplicadas en las áreas de tecnología de la información, ingeniería de software, psicología y administración de empresas. El plazo para encaminar las propuestas se cierra el día 14 de abril. La llamada pública abarca algunas líneas de investigación, como tecnología, patrones y frameworks emergentes en web 2.0, la capacidad del uso de las aplicaciones web, reutilización de software, entre otras. Más información: www.fapesp.br

Republicar