Imprimir Republicar

Informática

Código abierto

Los software libres cobran importancia en las empresas y también entre los investigadores

CENPRAEl estudio y la alteración del código fuente de un software es un trabajo que seduce cada vez más a los usuarios de los sistemas informáticos, tanto en el medio científico como en las empresas. Esta tendencia acaba de ser confirmada durante el Forum Internacional de Software Libre (FISL) 9.0, que se realizó durante el mes de abril en Porto Alegre, Río Grande do Sul. Reuniendo más de 7400 personas de 21 países, el encuentro atrajo empresarios, profesionales del rubro, estudiantes y profesores. La atracción de los software libres es el propio código fuente, que contiene las instrucciones para el funcionamiento del programa, abierto y pasible de modificaciones y adaptaciones, mientras que los denominados programas propietarios contienen un código cerrado y prevén el cobro de licencia para su utilización. Muy lejos de hallarse restringido a pequeños grupos, muchas empresas, como reveló el evento, también mostraron un gran interés en ese sistema, tales como Google, Telefónica, Intel, Sun Microsystems y Yahoo Brasil.

No existe contradicción al utilizar el software libre para ganar dinero, dicen los empresarios que deambularon por los stand del FISL. Para el director sénior de estrategias de representación de Sun Microsystems para América, Luiz Fernando Maluf, la opción por los sistemas abiertos es un modelo de negocio. Puedo probar matemáticamente que funciona, dice, citando como ejemplo el programa abierto Java, creado por Sun y que hoy cuenta con alrededor de 30 millones de desarrolladores distribuidos por el mundo. Según su visión, Sun no alcanzaría la plataforma actual la compañía conquistó el tercer lugar en el mercado global de servidores si hubiese optado por obtener ganancias basándose en el registro de patentes. Él explica que el empeño de tanta gente con el programa reduce el costo de desarrollo y acelera la llegada de un producto al mercado.

El modelo en cuestión, basado en la venta de servicios y ya no en la patente, explica el trabajo de seducción realizado por las grandes empresas en la búsqueda de talentos, principalmente en Brasil. Google, por ejemplo, creó el Google Summer of Code, un programa de pasantía internacional que emplea a alrededor de 1.500 estudiantes de grado y posgrado, y dos mil supervisores de casi cien países para trabajar en proyectos ligados al código libre y abierto. Los proyectos seleccionados por Google son sugeridos por empresas o entidades del mundo entero. En la última competencia, la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) fue la segunda universidad en inscripciones del mundo, con uno de los mejores índices de aceptación. Entre los 29 candidatos de la universidad, 10 vieron aceptados sus proyectos. Para el profesor Ricardo Anido, del Instituto de Computación de la Unicamp, Brasil cuenta con la capacidad para posicionarse en un nicho de mercado superior que la simple generación de códigos. Más que como programadores, los brasileños se hallan calificados para agregar mayor conocimiento al proyecto, ofreciendo soluciones más completas. Competir en precio con India y China es difícil. Pero podemos ofrecer mejor calidad, evalúa.

La capacidad brasileña para el desarrollo y distribución de los software libres quedó evidenciada en la FISL. El rol de liderazgo de Brasil en ese rubro es el fruto de la buena colaboración entre el gobierno, la industria y la comunidad de desarrolladores, dice el presidente de Linux International, Jon Maddog Hall, una asociación sin fines de lucro que promueve software libres. Para él, la caída de los precios de las computadoras desentonan con el alto costo de los software y Brasil es un ejemplo al desarrollar soluciones en gran escala con programas de código abierto, disminuyendo los costos. Cita él a Caixa Económica Federal (CEF) como uno de los ejemplos más emblemáticos. Quienes pagan cuentas o realizan una apuesta utilizando los terminales instalados en las Agencias de Loterías de la CEF utilizan el sistema operativo Linux. Conocer eso no marca la diferencia, dice el gerente de tecnología de la información Júlio Schneiders Neto, de la Caja. Para él, lo importante para el usuario es percibir que el uso del código abierto agilizó los terminales y aumentó la calidad de las transacciones en los horarios picos. Antes de migrar hacia el código abierto, una transacción tardaba en promedio de 8 a 10 segundos. Ahora el promedio se halla entre 3 y 4 segundos, cuenta Schneiders Neto. Sólo con las licencias corporativas, que deberían pagarse por el uso de software propietarios, economizamos alrededor de diez millones de reales desde el año 2006.

CENPRACiencia económica
El foro del 2008 también se destacó por la presencia de investigadores que optaron por el software libre e hicieron que su trabajo sea de dominio público. Uno de los ejemplos exitosos es un software utilizado para realizar imágenes médicas tridimensionales, el InVesalius. El programa fue creado en el año 2000, cuando ya existían software propietarios comerciales que permitían la reconstrucción tridimensional de imágenes de tomografías computadas. En el año 2002, cuando vi el programa, me di cuenta de que representaba un avance por la facilidad para la obtención de imágenes en 3D, en la evolución de los diagnósticos, en los planes de tratamiento y en la realización de cirugías, dice el cirujano dental Francisco Roland, investigador asociado al Centro de Investigaciones Renato Archer (CenPRA), de la ciudad de Campinas, donde el software fue concebido.

En el caso del InVesalius, el equipo del Cenpra rebatió las críticas realizadas a los software libres acerca de que son baratos por estar debajo de la calidad de los software propietarios. Fue comparado con el Vitrea, cuya licencia de uso se halla en el orden de los dos mil dólares. Luego del análisis estadístico de los datos, verificamos que el desempeño del módulo de craneometría 3D del InVesalius 2.0 no presentó diferencias estadísticas, ni en las medidas lineales ni en las angulares cuando fueron comparadas con el patrón y ni siquiera con el Vitrea 3.8.1.1, cuenta Marcelo Sales, investigador del Labi3D de Radiología de la Facultad de Odontología de la Universidad de São Paulo (USP). Ambos permiten que los cirujanos realicen planificaciones muy detalladas, facilitando el diagnóstico de casos complejos. El InVesalius puede bajarse en el portal de Software Público Brasileño (www.softwarepublico.gov.br). Además de la utilización en salud humana, su código abierto permitió que fuese adaptado a otras áreas, tales como veterinaria, arqueología y paleontología. La tendencia es que con el tiempo, la calidad del InVesalius, siguiendo el ejemplo de otros software libres, se torne superior que la de los software propietarios, porque la comunidad de colaboradores aumenta y perfecciona constantemente el código, dice la ingeniera de computación Tatiana Martins, programadora del InVesalius.

Los software libres no se hallan desprovistos de problemas. Algunos de ellos pueden desanimar al usuario porque aún cuentan con una pobre interfaz gráfica, lo cual dificulta la interacción del usuario con el programa, recuerda Wellington Martins, docente del Departamento de Computación de la Universidad Católica de Goiás, quien habló sobre el proyecto BioPerl, utilizado para la implementación de las fases de procesamiento en el proyecto Genoma. Martins considera que los software libres se revelan como estratégicos y que, en el caso de los estudios genómicos, varios de ellos ya son considerados usuales en el rubro.

Republicar