Imprimir Republicar

Biografía

Trabajadoras de Brasil

Un doctorado esboza un perfil de Darcy Vargas, la esposa de Getúlio, precursora de las políticas sociales en la Presidencia

Acervo Ultima Hora/Folha Imagem Getúlio VargasAcervo Ultima Hora/Folha Imagem

Getúlio Vargas (1882-1954) tuvo el cuidado de crear para sí una trayectoria de vida de lo más gloriosa, narrada en libros, mientras que intentaba hacerla real en el día a día. Especialmente, cuando se transformó en dictador, a partir del año 1937. Estableció una eficiente máquina propagandística en torno de su imagen, mediante el departamento de Prensa y Propaganda (DIP, sigla en portugués), inspirada  en Adolf Hitler y Benito Mussolini, líder fascista italiano y su ídolo declarado. Fueron famosas entre los niños de la época las aventuras heroicas del político que el Ministerio de Educación enviaba a las escuelas regularmente, o iniciativas como la del editor Adolfo Aizen (1907-1991), pionero de las historietas en Brasil, quien produjo en su homenaje una historieta vendida en los kioscos en 1942. Su biografía, sin, tuvo como embargo, tuvo como cierre la tragedia del suicidio, en agosto de 1954.

No se sabe exactamente por qué la vida de Getúlio consiguió opacar la de una persona que fue fundamental para su éxito político: Darcy vargas, su esposa de toda la vida. Una injusticia histórica que comienza a corregirse con la edición de Mulher e política – A trajetória da primera dama Darcy vargas (1930-1945), de Editora Unesp, resultado del doctorado de Ivana Guilherme Simili, de la Universidad Estadual de Maringá, Paraná, realizado en la Unesp entre los años 2000 y 2004. Ivana enfocó su estudio en el primer mandato de Vargas, que se extendió desde la Revolución de 1930 hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, prolongado por la implantación de la dictadura del Estado Novo.

El trabajo indaga más allá de la política en sí misma y del varguismo. Retrata con el discurrir de la narrativa un momento importante para la emancipación femenina en el país, toda vez que Darcy puso a la mujer en la vida política nacional mediante la movilización solidaria -es preciso recordar que, recién en 1928 el sexo femenino logró el derecho de voto en Brasil, luego de una campaña de 11 años. En ese año también fue electa la primera alcaldesa del país, Alzira Soriano de Souza, en el municipio de Lages (Rio Grande do Norte). Esa aproximación se tornaría avanzada a partir de 1961, cuando surgieron las organizaciones femeninas que legitimarían el golpe militar de 1964, gracias a las marchas de familias organizadas por ellas -tema que no forma parte de la investigación de Ivana.

Arquivo/AEEl personaje alumbrado por la investigadora construyó su propia historia, paralela a la de su marido. Getúlio y Darcy se casaron en 1911 y tuvieron cuatro hijos, todos ellos nacidos durante la década de 1910 y ya fallecidos. El nombre de la esposa comenzó a destacarse a nivel nacional durante el movimiento revolucionario que anuló la elección del presidente Júlio Prestes y elevó a su marido al poder en octubre de 1930. Inmediatamente, aún durante el levantamiento golpista, Darcy creó la Legión de la Caridad, una asociación de mujeres que producirían ropa para los revolucionarios y distribuían alimentos entre las familias de aquellos que acompañaban a Vargas. La conclusión de Ivana es que, durante los 15 años siguientes, de la participación y expresividad de las acciones de beneficencia social de doña Darcy, dependieron buena parte de los logros políticos obtenidos por el gobierno de Vargas, considerado por muchos, el mayor estadista brasileño de todos los tiempos.

En ese contexto, además de retratar la personalidad de Darcy, la tesis remarca su contribución para la creación de un modelo de participación de la mujer en la vida pública. Su gesto más importante fue la creación de la Legión Brasileña de Asistencia (LBA), en 1942. Según la autora, al mezclarse con las cuestiones sociales ocurridas en el país como consecuencia del ingreso del mismo en el conflicto mundial, ella hacía surgir en la escena nacional la primera institución pública de asistencia social y marcaba en forma decisiva su participación en la historia de la política asistencial. “Más todavía, se puede decir que, durante el período de 1942 a 1945, las mujeres que se hicieron voluntarias de la LBA escribieron un capítulo importante de la historia de las mujeres en la guerra” – uno de los puntos fuertes del libro.

En 1938, con la Fundación Darcy Vargas, y en 1942, con la LBA, ella diseñó su recorrido filantrópico-asistencial. Las iniciativas de la primera dama, dice Ivana, siempre estuvieron articuladas con los emprendimientos políticos de su marido. Y sugieren, también, cómo las luchas y conquistas masculinas son factores que movilizan y atañen a las mujeres -esposas, madres e hijas. “En suma, ellas se transforman en cuestiones de familia”. La imagen que puede obtenerse de Darcy en ese contexto es el de una esposa y madre dedicada a su familia -al marido y a los hijos. El mismo empeño observado en su vida privada, con todo, la primera dama lo trasladó al espacio público, en la creación y administración de las entidades filantrópicas y asistenciales para cuidar a los “otros” -la lista incluye desde pequeños jornaleros hasta soldados movilizados por la guerra y sus familias. “En los emprendimientos sociales y asistenciales ella se mostraba como una mujer que no escatimaba esfuerzos para conseguir sus objetivos”.

Foto del libro "mulher e política"El poder de movilización de Darcy Vargas, resalta la autora, es un elemento por destacar. Baste recordar que ella consiguió involucrar a importantes nombres del universo social, cultural, político y artístico de la época. Y los hizo participar de sus realizaciones. En esa forma, contó con el apoyo y la adhesión de las mujeres de la elite en los proyectos filantrópico-asistenciales, algo inédito en la época. “El poder que detentaba, por el sitio ocupado en la escena nacional, le facultó la posibilidad de hacer uso de la maquinaria administrativa en nombre de la filantropía”. Se trataba, sin duda, afirma Ivana, de una mujer con una personalidad compuesta por algunos ingredientes: diplomática en el trato con las personas para conseguir lo que quería, determinada en sus emprendimientos y seductora en la conquista por alcanzar sus objetivos. “Los retratos de Darcy Vargas factibles de obtener mediante la documentación consultada revelan que era una mujer dominada por su marido. No obstante, según expresa Chartier, existen algunas fisuras en las relaciones sociales y de poder que abren posibilidades a los sujetos para cambiar las reglas del juego”.

En los juegos establecidos en el matrimonio y entre padres e hijos, dice la autora, Darcy Vargas encontró el espacio para influenciar y hacer valer sus deseos. “Aunque se hace necesario resaltar que los juegos familiares traídos a cuento son las versiones de Getúlio y Alzira para los hechos relatados -fueron consultados, especialmente, los diarios de Vargas y su biografía, escrita por la familia-, podemos ejemplificar la afirmación mediante la confesión vertida por el gobernante en su diario, de que en determinado momento de la vida conyugal su esposa le pidió la ‘separación de camas’ y que la opinión de la madre en una disputa familiar, descrita por Alzira, fuera fundamental para que el padre se convenciera y permitiese que ella pudiera conducir un vehículo”. En su relato, Alzira utiliza la expresión “el poderoso apoyo de la madre” para mencionar la importancia materna dentro del ámbito familiar. “En cuanto a la influencia del personaje en el circuito de las decisiones políticas, si ellas acontecieron, no fueron objeto de registros”.

Llamó la atención de Ivana al focalizar la trayectoria del personaje el modo por el cual el casamiento puede ser un elemento diferencial en la vida de una mujer, como modo de crear mecanismos para el ascenso político y social. La historia de Darcy Vargas es ejemplar en ese sentido. En palabras de la autora, por medio del casamiento ella fue insertada en el universo de la política; y mediante las relaciones conyugales fue empujada a participar de los espacios de poder. “No queda duda de que en el juego público y político, la primera dama fue estratégica para Vargas respecto de la creación de imágenes y representaciones para el gobierno y el gobernante, aunque ella también supo aprovechar los beneficios otorgados por el poder”. Desde su arribo a Río de Janeiro en 1930 y hasta 1945 las fotografías muestran un cambio en su apariencia, transformándose en una mujer bien vestida y actualizada en lo que a moda se refiere. “Por medio de las creaciones filantrópicas y asistenciales, ella producía un modelo de actuación y participación de la esposa en la política”.

Foto del libro "mulher e política"/acervo de creasEn su recorrido se inscriben también las formas de actuación y participación de los segmentos de la elite en el desarrollo de proyectos y programas dedicados a la maternidad y la infancia promovidos por la primera dama. La autora no tiene duda al afirmar: “O sea que, Darcy Vargas puede tomarse como representante de la presencia del maternalismo en la construcción del Estado brasileño y de las políticas públicas para mujeres, niños y adolescentes. Finalmente es necesario recordar la contribución de la LBA, bajo la administración de la primera dama, para impulsar la profesionalización del servicio social en el país”.

Ruth
La tesis de Ivana comenzó a gestarse en 1997, influenciada por la lectura de historiadoras de las mujeres y de género. Surgió entonces el deseo de trabajar con las cuestiones relacionadas con la mujer en la política. En un principio pensó en estudiar a Ruth Cardoso y el Programa Comunidad Solidaria, surgido en la década de 1990. Algunas lecturas comenzaron a indicar que existía una relación entre la Legión Brasileña de Asistencia, extinta por Fernando Enrique Cardoso en el año 1995, y el programa de Ruth Cardoso, lanzado inmediatamente después por la esposa del presidente. “Inicié entonces un estudio comparativo entre las dos primeras damas -Darcy Vargas y Ruth Cardoso. Con el transcurrir de la investigación, percibí que existía una laguna  para explorar en la historia de las mujeres y en la historia de la política brasileña, referente al rol desempeñado por Darcy en la historia política, particularmente, con lo ateniente a lo asistencial”.

La bibliografía consultada contribuyó para que la investigadora se decidiera. En ese sentido colaboraron las pocas menciones al personaje en la literatura histórica que cubría temas, personajes y cuestiones del gobierno y gobernante; el modo en que la primera dama era descrita cuando aparecía en los relatos, particularmente en las biografías creadas para ella, las cuales mencionaban su dedicación por los actos asistenciales con punto de partida en 1930, mediante la Legión de la Caridad, sustituida por la Fundación Darcy Vargas (1938), y, finalmente, el surgimiento de la Legión Brasileña de Asistencia (1942).Y también los estudios de asistencia social que vincularon su participación en la política asistencial al crear la Legión Brasileña de Asistencia, la primera institución pública de asistencia social, que surge en la escena asistencial con el ingreso del país en la Segunda Guerra Mundial -con el objetivo de “amparar a los soldados movilizados y a sus familiares”. Todo eso confirmaba la impresión  de que la trayectoria de la primera dama podía esclarecer aspectos importantes acerca de la relación de la mujer con la política.

Foto del libro "mulher e política"/acervo de creasEn el trabajo sobre Darcy Vargas, desarrollado durante el doctorado, Ivana buscó conocer las intrigas suscitadas por aquella en relación con Getúlio y sus “políticas’. Uno de los cuestionamientos fue el de cual fue el significado que el casamiento con Getúlio Vargas imprimió en su vida. O cómo había convivido ella con la carrera política del hombre público. La autora indagó también de qué manera la política participó de su vida y qué participación tuvo ella en la trayectoria de Vargas y sus “políticas”. “En definitiva, intenté descubrir el modo en que el casamiento y la convivencia con Getúlio afectó, diferenciando su vida, generando en ella, formas de actuación y participación en la vida pública brasileña?”

Damismo
Ivana considera que su estudio generó una historia para el personaje, el cual permite comprender aspectos significativos de la actuación de las primeras damas, y, por consiguiente, el proceso de construcción del “primer-damismo” en Brasil, y de la participación de las mujeres de los hombres públicos en los circuitos del poder. La principal dificultad hallada para la realización del trabajo fue en relación con las fuentes. Darcy Vargas no dejó nada o casi nada escrito de su propio puño. La autora sólo encontró una carta una carta manuscrita, la cual trataba sobre aspectos relacionados con uno de los momentos más dolorosos de su existencia: la muerte del hijo, Getulinho, en 1943, a los 26 años de edad. En los archivos de prensa y de memoria era posible encontrar al personaje. “Ella estaba presente en las noticias, en las obras conmemorativas, en imágenes fotográficas, en documentos escritos de variados tipos y estilos (actas, boletines, informes). Sin embargo, el modo en que ella se presentaba era juzgado como inquietante e intrigante. Puedo afirmar que el silencio y la manera impenetrable en que Darcy Vargas se revelaba en la documentación, se transformaron en el motor de la investigación”.

Foto del libro "mulher e política"/acervo de creasPara sortear los problemas de información de las fuentes, Ivana desarrolló algunas estrategias narrativas. Como por ejemplo, la composición de escenarios con la bibliografía sobre mujeres y política, bajo sus múltiples perspectivas. Las diferencias en las informaciones obtenidas en las fuentes de consulta, explica ella, también fueron determinantes en la narrativa. En el diario de Getúlio y en el libro Getúlio, mi padre, escrito por la hija, Alzira Vargas do Amaral Peixoto, captó las representaciones para la madre y la esposa; los materiales de imprenta, las fotografías y otra documentación proveen las pistas para investigar a la primera dama en sus múltiples formas de actuación como mujer pública -esposa y presidente de las instituciones. “Fue la historia factible de ser escrita sobre el trayecto del personaje, que el libro ofrece a sus lectores”.

Darcy Vargas falleció en Río de Janeiro, en 1968. Luego del suicidio de su marido, en 1954, ella siguió viviendo en Río de Janeiro y continuó administrando la fundación que lleva su nombre. En el mismo año de la muerte de la fundadora de la entidad, su hija, Alzira Vargas asumió su lugar en la dirección. En 1992, cuando Alzira murió, la nieta de los Vargas, Edith, hija de Jandira, asumió los trabajos y responde por la institución hasta la actualidad.

Republicar