Imprimir Republicar

Ingeniería Mecânica

Un aceite más limpio

Crean un proceso que utiliza la radiación ultravioleta para desinfectar fluidos industriales

EDUARDO CESARLos aceites lubricantes de corte – productos indispensables en los procesos de mecanizado y rectificación de piezas en industrias de manufactura – también representan un riesgo para la salud humana y el ambiente. Los fluidos, responsables de lubricar y reducir el desgaste de las herramientas de corte de los tornos, fresadoras y taladros, otorgan un mejor acabado superficial en la pieza y, si no son desechados adecuadamente, se tornan contaminantes. Sucede que poseen en su composición un material orgánico, denominado emulsionante, que los hace susceptibles al ataque de hongos y bacterias. Esos microorganismos son fuente de contaminación para los operarios de fábricas y, al mismo tiempo, reducen la vida útil de los fluidos, acelerando su descarte. Un problema que puede resolverse con un sistema de desinfección de los fluidos mediante un proceso de radiación ultravioleta (UV) elaborado por investigadores del Laboratorio de Fabricación por Abrasión de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Estadual Paulista (Unesp) de Baurú, interior paulista.

“Los rayos UV penetran en la pared celular de los microorganismos presentes en el fluido, alcanzando el núcleo donde se encuentran las informaciones genéticas. Esa absorción provoca un reordenamiento en la cadena de ADN, interfiriendo en la capacidad de reproducción de esos seres. De esa manera, los microorganismos alcanzados por la radiación se tornan inactivos”, explica el ingeniero Eduardo Carlos Bianchi, líder de la investigación, que contó con la colaboración del Laboratorio de Inmunopatología Experimental de la Facultad de Ciencias de la Unesp en Barú y del Instituto Fábrica del Milenio (IFM), además de los investigadores Olavo de Arruda, Paulo de Aguiar y Francine Piubeli. Para combatir este problema, las industrias han adicionado biocidas en los fluidos, sustancias que exterminan o inhiben el crecimiento de los microorganismos. Según Bianchi, una ventaja de la desinfección por UV reside en su acción sobre bacterias y hongos, mientras que los biocidas sólo actúan sobre las bacterias.

La tecnología creada en la Unesp posee un reservorio de fluido con un tapón por donde se acoplan lámparas ultravioletas de 20 vatios cada una. Durante el proceso de fabricación, ese aceite es impulsado por una bomba hasta el lugar de corte, donde se libera al encuentro de la pieza y la herramienta. Seguidamente, el lubricante retorna al reservorio mediante un sistema colector.

La contaminación del producto ocurre en diferentes formas, siendo que la fuente primaria puede ser el propio operador de la máquina por el contacto físico o por vía de la saliva o el sudor. Aparte, hongos y bacterias afectan al lubricante en el momento en que es lanzado contra la pieza, en el reservorio, y en el trayecto recorrido sobre la superficie de la máquina o en las tuberías de retorno al reservorio. “Cuando se realiza la sustitución del fluido contaminado por uno nuevo, éste rápidamente se contamina con los restos del anterior”, alerta Bianchi. “Aunque las grandes industrias cuentan con tecnologías de tratamiento previo y realizan el descarte correcto, se sabe que las pequeñas empresas siguen el camino más corto, desechando el fluido en la red cloacal”. Según Bianchi, la tecnología se halla lista para ser traspasada a la industria. Faltan solamente algunos detalles que pueden solucionarse con la colaboración entre la universidad y el sector productivo.

El Proyecto
Utilización de la radiación ultravioleta para el control de la contaminación microbiana de los fluidos de corte (nº 04/10848-8); Modalidad Apoyo Regular al Proyecto de Investigación; Coordinador Eduardo Carlos Bianchi – Unesp; Inversión R$ 46.188,10 (FAPESP)

Republicar