Imprimir Republicar

Cambios climáticos

Megalópolis vulnerables

Panel discute los impactos del calentamiento global en Río de Janeiro y São Paulo

MIGUEL BOYAYANUn panel internacional de expertos realizado el mes pasado produjo un primer borrador para la construcción de mapas de las vulnerabilidades de las regiones metropolitanas de Río de Janeiro y São Paulo ante los efectos de los cambios climáticos globales. Los debates enfatizaron tanto las susceptibilidades de determinados espacios geográficos como las vulnerabilidades sociales de la población. Los detalles del bosquejo serán divulgados en tres meses y proveerán elementos para la elaboración de los mapas, que estarán basados en datos regionales sobre climatología, polución, relieve, hidrografía, uso y ocupación de la tierra, salud y características sociodemográficas de la población, entre otros. El trabajo servirá para orientar proyectos de investigación y políticas públicas de adaptación al calentamiento global.

El panel, del cual se realizaron etapas en el Jardín Botánico de Río de Janeiro y en el auditorio de la FAPESP, en São Paulo, contó con la participación de investigadores de Brasil, Argentina, el Reino Unido y Estados Unidos, y fue coordinado por Carlos Nobre, del Centro de Ciencia del Sistema Terrestre perteneciente al Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe); Daniel Hogan, profesor de demografía de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp); y Magda Lombardo, del Instituto de Geociencias y Ciencias Exactas de Rio Claro, dependiente de la Universidad Estadual Paulista (Unesp). La iniciativa forma parte de un estudio financiado por el Global Opportunities Fund Climate Change and Energy Programme, del Reino Unido, por la Red Brasileña de Investigaciones sobre Cambios Climáticos Globales (Rede Clima) y por el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología para los Cambios Climáticos, y contó con el apoyo del Programa FAPESP de Investigaciones sobre Cambios Climáticos Globales.

Los datos revelaron diferencias y semejanzas en la lista las vulnerabilidades de Río de Janeiro y São Paulo. La diferencia más obvia es que São Paulo no se encuentra sujeta al riesgo del aumento del nivel del mar. Aunque las dos ciudades tengan favelas, la capital fluminense presenta una situación más frágil, ya que más de un millón de personas residen en viviendas precarias situadas en bajíos –zonas expuestas a inundaciones. Pero São Paulo sufrirá más inundaciones durante el verano. “Las lluvias se concentrarán en forma de tempestades y, debido a la influencia de las islas de calor, se precipitarán con mayor intensidad sobre la zona urbana”, dice Magda Lombardo, estudiosa de las islas de calor, que consisten en el aumento de la temperatura en las áreas muy urbanizadas.

La cuestión de la salud y de la polución es bastante más preocupante en São Paulo. En opinión de Paulo Saldiva, profesor de la Facultad de Medicina de la USP, la alta concentración de automóviles es uno de los principales agravantes de los cambios climáticos en São Paulo. Según él, el número de automóviles crece en una proporción cuatro veces mayor que el de habitantes en la capital paulista. “La presión para vender más automóviles es insostenible desde todos los puntos de vista –incluso el del tránsito, ya que el promedio de movilidad en São Paulo es de 10 kilómetros por hora, igual al del siglo XVII. El mapa de las islas de calor coincide con el mapa de la mortalidad por afecciones cardiovasculares en la ciudad”, dijo Saldiva.

En Río de Janeiro, la polución no conforma un peligro primordial. “Los vientos, la circulación y la brisa marítima atenúan el problema, a no ser en algunas zonas de Baixada Fluminense poco influenciadas por la brisa en razón de la topografía local”, dijo Carlos Nobre, quien coordina el Programa FAPESP de Investigaciones sobre Cambios Climáticos Globales. Pese a su clima cálido, Río de Janeiro sufrirá menos con la intensificación de las olas de calor. “Lo que hace a la vulnerabilidad en relación con la temperatura es la diferencia al respecto de lo que es costumbre –esto es, cuando ocurre un calentamiento que excede la franja del confort térmico de la persona. Por eso las olas de calor podrían causar más muertes en São Paulo”, dice Nobre.

Republicar