Imprimir Republicar

Memoria

Hans Staden, naturalista

Hace 452 años, el autor de una obra clásica sobre Brasil fue el primero en hacer una descripción de las abejas sin aguijón

memoria1MARILDA CORTOPASSI LAURINO/LAB. DE ABELHAS/IBUSPViagem ao Brasil, de Hans Staden, fue uno de los primeros libros enteramente escritos sobre el país. Desde 1557, cuando fue publicado en la ciudad de Marburg, en Hessen, Alemania, es un gran éxito editorial, con más de 80 ediciones en diversos idiomas. Y a pesar de ser una obra muy leída desde hace centenares de años, sigue generando sorpresas. A Wolf Engels, genetista y zoólogo alemán de la Universidad de Tübingen, por ejemplo, le llamó la atención el capítulo 35 de la segunda parte del libro. En tan sólo 115 palabras, Engels identificó la primera descripción de abejas sin aguijón registrada en Brasil y publicó un artículo este año en la edición online de Genetics and Molecular Research.

“El libro de Hans Staden es muy conocido, pero las informaciones sobre la fauna y particularmente sobre las abejas autóctonas sin aguijón nunca fueron mencionadas”, dice Engels, que trabaja también en el Departamento de Genética de la Universidad de São Paulo con sede en Ribeirão Preto, y elabora proyectos binacionales con Brasil desde hace 40 años. “Conozco las tres especies muy bien y los detalles descritos por Staden son precisos”. Las abejas sin aguijón fueron catalogadas como un grupo característico, el de los melipónidos, recién 250 años después de la publicación de Viagem ao Brasil. El libro evoca los dos periplos del artillero alemán por el país y cuenta como los tupinambaes, indios antropófagos, lo tomaron prisionero; pero logró escapar.

El párrafo que llamó la atención del investigador alemán es éste: “Tres especies de abejas hay en el país. Las primeras son similares a las acá. Las segundas son negras y del tamaño de las moscas. Las terceras son pequeñas, como mosquitos. Todas esas abejas fabrican miel en los huecos de los árboles y muchas veces saqué yo miel de las tres especies con los salvajes. Las pequeñas tienen en general, mejor miel que las otras. Tampoco pican como las abejas de acá. Vi muchas veces, al sacar miel, que los salvajes quedaban llenos de abejas y que con mucho costo se las  quitaban con las manos de sus cuerpos desnudos. Yo mismo saqué miel, desnudo; pero la primera vez, debido al dolor, me vi obligado a meterme en el agua y sacármelas allí, para librarme de ellas” (traducción de la edición brasileña, editorial Martin Claret, 2008).

De acuerdo con Engels, esas tres especies son la “mandaçaia” (Melipona cuadrifasciata), la mandaguari (Scaptotrigona postica) y la jataí (Tetragonisca angustula). Son abejas autóctonas de Brasil con el aguijón atrofiado. En el país hay más de 300 especies de este tipo. Aunque no piquen, defienden su miel haciendo pequeñas mordeduras en la piel. Paulo Nogueira-Neto, profesor emérito de la Universidad de São Paulo, autor de Vida e criação das abelhas-indígenas sem ferrão (editorial Nogueirapis), fue uno de los primeros investigadores que estudió estas especies en el país, al igual que Warwick Estevam Kerr, experto en genética animal.

Nogueira-Neto recuerda que el padre José de Anchieta escribió una carta a su superior en la Compañía de Jesús, el padre Diogo Laines, datada en 1560, tan sólo tres años después que Staden publicase su libro. En ella, Anchieta efectúa numerosas observaciones sobre la fauna y la flora brasileña, y también menciona abejas que “hacen su miel en troncos de árboles”. Nogueira-Neto comenta que cuando estuvo al frente de la Secretaría Especial de Medio Ambiente (1974-1986) y creó la Estación Ecológica Tupinambás, en la localidad paulista de Ubatuba, usó Viagem ao Brasil para bautizar a algunos islotes. “En la época había algunas islas oceánicas sin nombre”, informa. “Como el Servicio de Patrimonio de la Nación no admite lugares sin nombres, me valí del libro para nombrar a las islas con denominaciones indígenas, porque fue en aquella parte del litoral paulista que Hans Staden fue tomado prisionero por los tupinambaes”, dice Nogueira-Neto.

Artículo científico
ENGELS, W. The first record on Brazilian stingless bees published 450 years ago by Hans StadenGenetics and Molecular Research. vol. 8, n. 2. p. 738 – 743. jun. 2009.

Republicar