Imprimir Republicar

Memoria

El brillo del pasado

El Instituto de Biociencias de la USP publica un catálogo de obras raras que muestra lo mejor de la ciencia de los siglos XVIII y XIX

cromo 1.tifReproducción del libro Ciência, história e arteLa Biblioteca del Instituto de Biociencias de la Universidad de São Paulo (IB/ USP) hizo un doble aporte a la difusión de la ciencia a comienzos de este año. El primero consistió en organizar un catálogo de las obras raras y especiales que figuran en su archivo. El segundo fue ilustrarlo con algunas de las más hermosas y significativas imágenes del mismo archivo, a cargo la mayoría de ellas de artistas contratados por los científicos. De estas dos acciones resultó un catálogo con estilo de libro de arte, que contiene lo mejor de la ciencia sistematizada del siglo XVII al XIX. Ciência, história e arte (Edusp/ FAPESP, 352 páginas) fue ideado y organizado por Nelsita Trimer, directora técnica del Servicio de Biblioteca del IB/ USP, y su elaboración demandó cinco años y medio de trabajo.

La mayoría de las obras es de los siglos XVIII y XIX. El archivo se constituyó con donaciones o mediante la adquisición de otros, por la transferencia de obras de la biblioteca de la Escuela Politécnica y de la Facultad de Farmacia y con títulos importantes hallados en el propio IB. La restauración de los 2.440 títulos comenzó hace 14 años con recursos de la FAPESP en buena medida, y otros de la Fundación Vitae y del IB. “Durante el proceso pensé que deberíamos publicar un catálogo con descripciones más rigurosas que las existentes, e ilustrarlo con las hermosas imágenes disponibles”, dice Nelsita. “Nuestra sala de obras raras y especiales es pequeña, pero tiene casi todas las producciones importantes de las ciencias naturales de los últimos tres siglos”. Entre éstas se encuentran los 40 tomos de Flora brasiliensis (1840-1906), de Carl von Martius, los 11 de Florae fluminensis (1825-27), de fray José Mariano da Conceição Vellozo, Historie naturelle, de Buffon (1825), Le règne animal (1827-38), de George Curvier y Edward Griffith, y otras preciosidades.

“La obra es de gran importancia, por el material que cataloga y revela, y es de una impresionante belleza, gracias al cuidado y el esmero de las imágenes y de los textos”, dice el lingüista Carlos Vogt, presidente de la FAPESP en la época en que Nelsita presentó el proyecto a la Fundación, y uno de sus principales impulsores. Además de la descripción técnica de los libros, figuran pequeñas reseñas y perfiles de científicos escritos por doce investigadores del IB. En estas páginas pueden apreciarse muestras de algunas imágenes de Ciência, história e arte.

Diplusodon floribundus, incluida en Plantarum brasiliae icones et descriptiones hactenus ineditae (1826-33), de Johann Baptist Emanuel Pohl. Las litografías de Wilhelm Sandler, como ésta, componen una de las más hermosas publicaciones de la flora brasileña.

Anatome plantarum (1675), de Marcello Malpighi. Es el libro más antiguo del archivo del IB/ USP. Es el mayor tratado de anatomía de plantas de aquella época. Malpighi fue uno de los primeros en emplear el microscopio para estudiar vegetales y animales.

Acrydium latreillei, incluida en Delectus animalium articulorum (1830-34), de Johann Baptist von Spix. Junto con el botánico Martius, el zoólogo Spix viajó por buena parte de Brasil y produjo relatos y dibujos magníficos, como éste.

Eucheuma isiforme, alga de la colección Phycotheca Boreali-Americana (1895-1912), de Frank Collins, Isaac Holden y William Setchell. Son 41 tomos que encuadernan páginas en las cuales aparecen 1.900 especímenes de algas. La obra es prácticamente  un herbario portátil.

Republicar