Imprimir Republicar

Educación

Un estímulo a la creatividad

Estudiantes exhiben propuestas innovadoras en una feria realizada en la USP

eduardo cesarGafas-ratóneduardo cesar

Soluciones ambientalmente correctas para residuos descartados después de usarse, un apósito inteligente para la regeneración de tejidos cutáneos y otras propuestas sencillas y prácticas para portadores de discapacidades son algunos ejemplos de proyectos que se presentaron en la 8ª edición de la Feira Brasileña de Ciencias e Ingeniería (Febrace), realizada entre los días 9 al 11 de marzo en el campus de la Universidad de São Paulo (USP), organizada por la Escuela Politécnica (Poli) a través del Laboratorio de Sistemas Integrables (LSI). De los 1.200 trabajos inscritos, fueron seleccionados 280 proyectos de las áreas de ingeniería, ciencias exactas y de la tierra, humanas, sociales, biológicas, de la salud y agrarias para su presentación en la feria a cargo de estudiantes de la enseñanza básica, media y técnica de todo el país. Los proyectos reúnen a alrededor de 600 estudiantes y 250 docentes, ya que algunos son individuales y otros grupales. “La participación en la Febrace representa una experiencia transformadora para alumnos y docentes”, dice Roseli de Deus Lopes, docente del Departamento de Sistemas Electrónicos de la Poli y coordinadora de la Febrace. “El alumno está más motivado cuando trabaja con la pedagogía de proyectos en simultáneo al aprendizaje”, dice Roseli. Los docentes también están en la mira de la Febrace, ya que son fundamentales para estimular a los alumnos a perfeccionar sus conocimientos y ganar en autonomía en sus decisiones.

Todos los proyectos que se presentaron fueron evaluados por una comisión integrada por docentes de diversas instituciones y áreas de las ciencias y la ingeniería. Durante la feria se premió a los mejores proyectos seleccionados en siete categorías.  El día 13 de marzo, en el marco de una ceremonia realizada en aula magna de la Facultad de Derecho de la USP de Largo São Francisco, zona central de la capital, se seleccionaron los nueve proyectos que representarán a Brasil en la Feria Internacional de Ciencias e Ingeniería de Intel (Intel Isef), del 9 al 14 de mayo que viene, en San José, California, Estados Unidos. Esta feria, que se realiza anualmente, reúne a más de 1.500 jóvenes científicos de 56 países. “En cada edición se seleccionan seis proyectos individuales y tres grupales para disputar la final internacional”, dice Roseli.

Uno de los nueve proyectos seleccionados es un apósito inteligente con nanopartículas de dióxido de zircón y plata, desarrollado por Gabriela Schaab da Silva y Kawoana Trautman Vianna, de la Carrera Técnica Química de la Fundación Liberato, de la ciudad sureña de Novo Hamburgo, bajo la dirección de la profesora Sílvia Guterres, de la Facultad de Farmacia de la Universidad Federal de Río Grande do Sul (UFRGS). “La acción antimicrobiana en nuestro apósito inhibe en un 100% la proliferación de bacterias y en un 40% la proliferación de hongos”, dice Gabriela. El dióxido de zircón, debido a que tiene un alto índice de refracción, refleja los rayos infrarrojos emitidos por la piel humana, calentándola y provocando un incremento del flujo sanguíneo local. “Este aumento del flujo sanguíneo le suministra al tejido más nutrientes y oxígeno, lo que favorece el proceso de cicatrización de las heridas y aumenta las posibilidades de éxito en reimplantes.”

Los otros ocho proyectos que representarán a Brasil son: “Perfiles alimentarios: trabajando con educación alimentaria”, de Heitor Geraldo da Cruz Santos, de la Asociación Educativa y Cultural Arco Iris, de Recife, Pernambuco; “Análisis de extractos vegetales con potencial insecticida y larvicida: caracterización química de biocontroladores empleados en vectores de transmisión”, de João Batista de Castro David Junior, del Liceo de Maracanaú, Ceará; “La utilización del sistema fotocatalítico ZnO/ U.V. en el análisis y el control de patógenos microbianos presentes en ambientes internos contaminados”, de Gabriel Nascimento da Silva Santos y Paulo Ricardo Maciel Nascimento, de la Escuela Santa Teresinha, de Imperatriz, Maranhão; “Desempeño de agentes curtientes ecológicos en el curtido de pieles de pescados tilapias”, de Priscila Oliveira Andre, de la Escuela Técnica Professor Carmelino Corrêa Júnior, de Franca, interior paulista; “FAC – Fotobiorreactor para absorción de carbono”, de Victor Marelli Thut, del Colegio Dante Alighieri, de São Paulo; “La sulfonación de poliestireno: su aplicación en la retención de iones de metales pesados”, de Paolo Damas Pulcini, Amanda de La Rocque y Carlos Henrique Leite da Silva, de la Escuela Técnica Getúlio Vargas, de São Paulo; “Análisis de absorción/ adsorción de metales pesados en ambientes acuáticos con utilización de Pistia stratiotes”, de Natália Giuzio, del Colegio Interativa, de Londrina, Paraná;  y “Construcción de un canal con envases PET acoplado al concentrador solar: sistema de flujo continuo de agua solarizada con alternativa para la desinfección microbiológica en una estación de tratamiento de agua”, de Karoline Lopes Martins, del Centro Federal de Educación Tecnológica de Minas Gerais de Belo Horizonte.

Gafas-ratón
En los tres días del evento, alrededor de 12 mil personas circularon por los pasillos de una gigantesca carpa de 2.200 metros cuadrados. En los stands, oyentes atentos se aglomeraban alrededor de estudiantes que describían sus invenciones o propuestas desarrolladas con el apoyo de los propios profesores o de investigadores de universidades e instituciones de investigación. Tres estudiantes “gaúchos” atraían las atenciones al mostrar unos anteojos-mouse de bajo costo para que personas con discapacidad parcial o total en los brazos puedan operar con la computadora. Conectado a un mouse convencional, este sistema permite que el usuario pueda hacer clic sobre un ícono en la pantalla al guiñar los ojos. “El cursor se mueve con los movimientos de la cabeza”, dice Filipe Carvalho, uno de los creadores de las gafas-ratón en colaboración con Alexandre Sampaio y Cléber Quadros, del Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología de Río Grande do Sul, de la ciudad de Charqueadas.

La pulpa de la palmera aguaje o burití fue la materia prima elegida por las estudiantes Luana dos Santos y Glenda Correa, de la Escuela Joaquim Viana, de Belém, Pará, para crear juguetes educativos destinados al aprendizaje en las clases de física, química y biología. Roger Lafaiete de Carvalho, del Grupo Educativo de Camaragibe, Pernambuco, encontró en la esencia extraída del clavo de olor con la ayuda de una olla para hacer cuscús una alternativa eficiente y accesible para que los agricultores combatan a la araña roja, un ácaro que ataca principalmente a las plantaciones de fresas. En tanto, los estudiantes Giovanna Torcuato, Mateus Costa y Thainá Fontes, de la Escuela Técnica en Electrónica Francisco Moreira da Costa, de Santa Rita do Sapucaí, Minas Gerais, crearon un sistema identificador de ómnibus para discapacitados visuales y auditivos que avisa, mediante un display y un altoparlante, cuando el vehículo esperado se está acercando a la parada.

Republicar