Imprimir Republicar

Reconocimiento

Un programa modelo

El resumen de los resultados de la primera década del Biota-FAPESP sale en la revista Science

EDUARDO CESARBromelia balanceaeEDUARDO CESAR

El Biota-FAPESP dio a conocer un balance de su primera década de existencia en uno de los más renombrados periódicos científicos de circulación internacional. En un artículo publicado en la revista norteamericana Science de 11 de junio, siete investigadores brasileños hicieron un resumen de los principales resultados obtenidos entre 1999 y 2008 en el marco del programa paulista y destacaron la importancia que la iniciativa tuvo para la investigación, la formación de personal y la formulación de políticas públicas en el área de biodiversidad en el estado de São Paulo. El texto, que ocupando una página y media de la sección Policy Forum, puso de relieve también el hecho de que el Biota se convirtió en modelo para la implementación de proyectos similares en otros estados del país y en el exterior. “El CNPq [el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico] está planeando un proyecto similar, y a comienzos de este año, la National Science Foundation [de Estados Unidos] presentó el programa Dimensions of Biodiversity”, dice Carlos Joly, del Instituto de Biología de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), coordinador del Biota y primer autor del artículo. “Entre 2004 y 2006 algunos coordinadores de ese programa tuvieron muchos contactos con los trabajos del Biota.”

Para Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de la FAPESP, el Biota es  uno de los programas más exitosos de la Fundación. “Además de crear ciencia de la más alta calidad, el Biota ha generado impactos sumamente importantes en las políticas públicas destinadas a la conservación en el estado de São Paulo, y ha sido considerado un modelo para otros programas similares en Brasil y afuera.” Los números alcanzados por el programa paulista en 10 años son impresionantes. Alrededor de 1.200 investigadores y estudiantes participaron en 94 proyectos del Biota, de los cuales 20 aún se encuentran en marcha. La mayoría de los científicos era del estado de São Paulo, pero al menos 100 colaboradores eran de otros estados de Brasil y 80 del exterior. Se describieron más de 1.800 nuevas especies de fauna y flora, y se recabaron datos sobre otras 12 mil especies conocidas por la ciencia que se archivaron en 35 grandes colecciones biológicas que pueden consultarse online. Desde 2001, el programa mantiene una revista científica electrónica, Biota Neotropica, que es indexada en bases de datos internacionales. Lanzada en 2002, la iniciativa BIOprospecTA, de búsqueda de nuevas moléculas de la naturaleza de interés económico, resultó en tres patentes. Una de estas moléculas se encuentra en la fase de pruebas preclínicas (in vitro y en animales de laboratorio) para averiguar su potencial para el tratamiento del mal de Alzheimer.

Además de producir una enorme cantidad de información técnica para su uso por parte de otros científicos, en el Biota se tuvo la rara preocupación de elaborar síntesis de sus datos más importantes en forma de mapas, de fácil comprensión por parte de las autoridades responsables de la formulación de la política ambiental y de conservación de la biodiversidad. Dos de esos mapas, sobre las regiones prioritarias para la restauración y conservación de la biodiversidad, fueron adoptados por el estado de São Paulo como parámetro legal de guía de sus acciones y directrices en ese campo, incluso para la selección de nuevas áreas destinadas a albergar parques y unidades de conservación. La redacción de cuatro decretos gubernamentales y 11 resoluciones en el área de medio ambiente contiene referencias específicas a informaciones del Biota.

En el artículo de Science, los investigadores mencionan también los puntos en los cuales el desempeño del Biota, un programa que cada dos años es evaluado por un comité internacional independiente, se ubicó aquende lo esperado en su primera década de existencia. Según Joly, sobre esas áreas – que incluyen la producción de material educativo para las escuelas, el estudio de la biología marina, la distribución de especies invasoras en el estado de São Paulo y la dimensión humana de las acciones de conservación de la biodiversidad – recaerá el mayor énfasis durante la segunda fase del Biota, que se extendería hasta 10 años

Republicar