Imprimir

Tecnociencia

El escondrijo de la araña

EDUARDO CESAR¿Dónde es más probable encontrar a una araña marrón: en los pliegues de la cortina, detrás de la puerta o en el fondo del armario? Las hembras de Loxosceles gaucho, cuyas picaduras ocasionan graves lesiones en la piel, prefieren los rincones con ángulos agudos, que protegen mejor a la prole contra los predadores (Medical and Veterinary Entomology). El biólogo André Augusto Stropa arribó a esta conclusión luego de construir 60 refugios artificiales con cavidades en forma de triángulos, cuadrados, pentágonos y cilindros, y distribuirlos por el monte en la Universidad Estadual Paulista (Unesp), en la localidad de Botucatú. Durante un año, Stropa documentó los que ocurría en las cavidades elegidas. Lo que más le llamó la atención fue que siete de cada 10 hembras de esta especie y la mitad de las hembras con prole usaban refugios de cavidades triangulares. Esta preferencia ayuda a explicar por qué este género de arañas se adaptó al ambiente humano y se convirtió en un problema de salud pública en las ciudades de Brasil, Chile y Estados Unidos. “Las ciudades ofrecen quizá muchos refugios con ángulos agudos”, dice.

Republish