Imprimir

Tecnociencia

Pasos contenidos

EDUARDO CESAREl mayor felino de América no recorre ya las distancias que solía recorrer. Los yaguaretés del Bosque Atlántico del Alto Paraná viven en fragmentos de selva afectados por la deforestación e inundados por represas. Se cree que quedan tres poblaciones en la zona, pero ninguna de las áreas es lo suficientemente amplia como para sustentar a estos grandes predadores. Esto sería menos grave si los fragmentos de bosque estuviesen conectados de manera tal de funcionar como un área mayor. Pero no eso lo que sucede, de acuerdo con el trabajo de Taiana Haag coordinado por Eduardo Eizirik, de la Pontificia Universidad Católica de Río Grande do Sul, y por Francisco Salzano, de la Universidad Federal de Río Grande do Sul (Molecular Ecology). Este estudio reveló la pérdida de diversidad y de divergencia genética entre las poblaciones. Traducido, esto significa que están bastante aisladas unas de otras. La buena noticia es que los resultados sugieren que todavía es posible mezclarlas. Basta con ampliar y proteger los montes cercanos a los ríos, el hábitat preferido de los yaguaretés de la región.

Republish