Imprimir

Tecnociencia

Un mosaico de luz

EDISON LUÍS ZANATTOEl Cerrado, uno de los ecosistemas con más alta diversidad biológica, se extiende por campos formados casi en exclusividad por matorrales, montes densos y sombreados y, la fisonomía más característica: pequeños árboles retorcidos que producen una sombra más tímida sobre las plantas rastreras. La comprensión acerca de cómo surgió esta variedad tiene que ver en parte con relevar, en el tiempo y en el espacio, la incidencia de luz sobre las plantas del sub-bosque. En el Parque Nacional de Serra do Cipó, el grupo de José Pires de Lemos-Filho, de la Universidad Federal de Minas Gerais, verificó que durante la estación seca, que dura cinco meses, falta agua y sobra luz para la fotosíntesis. En tanto, en la estación de lluvias, cuando las tempestades empapan el paisaje, hay agua de sobra, pero llega poca luz a las plantas ubicadas junto al suelo (Brazilian Journal of Biology). Sumada a la variación de sombra, la alternancia entre meses de sol y de lluvia hace de la sabana del Cerrado un desafío que solamente afrontan las plantas adaptadas a las condiciones específicas de una u otra fisonomía de ese ecosistema.

Republish