Imprimir Republicar

Ingeniería

Aire limpio

Una empresa desarrolla un nuevo sistema de purificación y humidificación del ambiente

EDUARDO CESAREl agua dentro de la máquina que hace el papel de filtroEDUARDO CESAR

Los ambientes climatizados artificialmente en edificios comerciales, escuelas  y hospitales pueden erigirse en guarida de microorganismos patogénicos y sustancias tóxicas. Pero ahora cuentan con un nuevo sistema de tratamiento del aire, que se encuentra presente en diversos tipos de artefactos desarrollados y fabricados por AquAr Air Systems, una empresa de la localidad de Jundiaí, interior paulista. Esta tecnología reduce la cantidad de partículas en suspensión perjudiciales para la salud, repone la humedad del aire y elimina el olor mediante el uso de terpenos, esencias extraí­das de naranjos, limoneros y pinos. La empresa ha registrado dos solicitudes de patentes relativas al principio fluidodinámico de los aparatos pertenecientes a la línea Forest Breeze (brisa del bosque en inglés) que empezaron a venderse en 2009. Pueden instalarse en el propio ambiente o junto con sistemas de aire condicionado central. El ingeniero mecánico Antonio Carlos Neiva, fundador de AquAr, dice que los purificadores convencionales se limitan a actuar sobre determinados tipos de contaminantes, según la tecnología aplicada, y los filtros de aire suelen tener una eficiencia que se ciñe a la eliminación de microorganismos. “Los purificadores y filtros resecan el aire – unos más, otros menos –, y eso no es saludable ni agradable”, dice Neiva. El aire seco irrita las mucosas del tracto respiratorio superior y provoca tos, con lo cual facilita el contacto con bacterias y hongos.

El sistema AquAr está compuesto por lavadores de aire capaces de purificar el ambiente mediante un mecanismo de recolección de partículas, eliminación de microorganismos y absorción de gases. El aire es humidificado y limpiado mediante un proceso en que el agua hace las veces de filtro propiamente: el aire entra por un lado del aparato, pasa por dentro de éste, en donde sufre la acción desinfectante de los terpenos y se recolectan las partículas, y sale purificado del otro lado. “La acción biocida del terpeno elimina los microorganismos capturados y perfuma el ambiente con una fragancia natural”, destaca. “La única competencia a la que considero como directa es la del Venta Air Washer, de Alemania. Es un lavador de aire, pero el principio de funcionamiento es diferente del nuestro”. Con relación a la posibilidad de que el terpeno provoque alergias, Neiva dice que el sistema tuvo una buena aceptación porque sus materias primas possen baja alergenicidad. Esto fue comprobado en ensayos, y las mismas se utilizan en cantidades muy pequeñas. Además, los biocidas sintéticos tienen uno olor desagradable y exhiben un mayor riesgo de provocar algún tipo de reacción alérgica.

Las pruebas del aparato
La historia de los lavadores de aire de AquAr se remonta al comienzo de esta década, cuando el hijo recién nacido de Neiva padeció problemas respiratorios. El ingeniero decidió entonces crear un aparato sencillo para humidificar y purificar el aire del dormitorio del niño. En 2003 obtuvo un financiamiento del programa Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe) de la FAPESP para seguir con el desarrollo del prototipo. Al año siguiente, la empresa inició un período de incubación en la Compañía de Desarrollo del Polo de Alta Tecnología de Campinas (Ciatec), que se extendió por cuatro años. En el marco del perfeccionamiento del sistema se hicieron diversas pruebas microbiológicas, y en función de los resultados obtenidos, el comité de ética del Hospital de Clínicas de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) autorizó ensayos con nueve pacientes en tratamiento domiciliario debido a problemas neumológicos graves. “Los aparatos mejoraron la calidad del aire, pues redujeron la cantidad de microorganismos”, comenta el ingeniero. Este trabajo fue coordinado por la profesora y neumóloga Ilma Paschoal y por la doctoranda Márcia Diniz, también neumóloga. “En las pruebas de laboratorio, el aparato se mostró eficiente al disminuir la cantidad de unidades formadoras de colonias de microorganismos en los ambientes, con la ventaja de que puede higienizárselo con facilidad, sin necesidad de reemplazar elementos filtrantes. Con todo, los ensayos con pacientes se realizaron con un número pequeño de voluntarios y no permitieron establecer conclusiones más sólidas”, dice Ilma. La investigadora explica que el proceso físico básico del aparato de AquAr es conocido desde hace mucho tiempo. “La ventaja de este aparato se relaciona con el hecho de que extrae partículas en suspensión del aire, biológicas o no, y no requiere el empleo de materiales porosos, tales como colmenas y filtros, para aumentar la eficiencia de la evaporación que enfría y humidifica el aire del ambiente. Por ende, la innovación está relacionada con la limpieza y la higienización del aire procesado.”

Un momento decisivo en la historia de AquAr se produjo a finales de 2008, cuando Neiva supo acerca de la existencia de la empresa paulista TerpenOil, que fabricaba productos para desengrase industrial, eliminación de olores mediante el tratamiento del aire y la limpieza general con terpenos. Esta tecnología había sido desarrollada por el profesor Raul Correa, de la Universidad Federal de Ceará, a comienzos de los años 1990, y TerpenOil había obtenido una licencia de aplicación en 2006. “En aquella época, la empresa daba sus primeros pasos en dirección al tratamiento de aire y AquAr ya tenía su línea de productos. Fue un encuentro de tecnologías complementarias”, recuerda Neiva. Al final de las negociaciones, TerpenOil adquirió el control accionario de AquAr. En la actualidad la empresa vende lavadores de aire de pequeño, mediano y gran porte. Hasta noviembre se vendieron 620 unidades del menor producto de la línea, que cuesta 310 reales. Los aparatos de mediano y gran porte son recomendados para acoplárselos a sistemas de aire condicionado de edificios.

El proyecto
Humidificador y lavador de aire en contracorriente para uso domiciliario clínico neumológico y otros fines (nº 02/12926-0); Modalidad Programa Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe); Coordinador Antônio Carlos de Barros Neiva – AquAr; Inversión R$ 238.828,60 (FAPESP)

Republicar