Imprimir Republicar

Memoria

Gonçalves días, etnógrafo

El mayor poeta del Romanticismo brasileño investigó, escribió y recolectó material sobre los indios

Litografía de Fleiuss Irmãos y Linde/ Biblioteca Nacional/ Reproducción de Jaime AcioliAdornos con picos de tucán y espejos recolectados por el poetaLitografía de Fleiuss Irmãos y Linde/ Biblioteca Nacional/ Reproducción de Jaime Acioli

La búsqueda de los orígenes brasileños fue una de las motivaciones del Indianismo, un movimiento literario que tuvo en el poeta Antonio Gonçalves Dias, de Maranhão, y en el novelista José de Alentar, de Ceará, a sus principales creadores, a mediados del siglo XIX. Pero Gonçalves Dias llevó esa búsqueda más allá de la literatura. El poeta escribió un ensayo, recolectó material y produjo notas y diarios que se perdieron en el mismo naufragio en que murió, en el litoral de Maranhão. El autor de uno de los más conocidos poemas de la lengua portuguesa, Canção do exílio, fue también etnógrafo y participó en la Comisión Científica del Imperio, la primera que contó exclusivamente con expertos brasileños.

Gonçalves Dias (1823-1864) nació en Caxias, Maranhão. En 1838 fue a Portugal a terminar sus estudios secundarios, y posteriormente cursó derecho en la Universidad de Coimbra. En Europa conoció y recibió la influencia de los escritores y poetas románticos. En 1845 regresó a Brasil y se radicó en Río de Janeiro, en donde enseñó historia y latín en el Colegio Pedro II. Junto con Manuel de Araújo Porto-Alegre y Joaquim Manuel de Macedo creó la revista Guanabara en 1849, para difundir el Romanticismo. El escritor, miembro del Instituto Histórico y Geográfico Brasileño (IHGB), en 1850 estaba interesado en conocer la historia de Brasil desde el punto de vista de sus primeros habitantes.

Llegó a ir a Portugal, en misión del IHGB, en busca de documentos que le ayudasen a componer una historia brasileña, dice la historiadora de la ciencia Kaori Kodama, de la Casa de Oswaldo Cruz de la Fundación Oswaldo Cruz. Fue ese año que Don Pedro II le encomendó un estudio comparativo de los indígenas nacionales con los de Oceanía.

El poeta se abocó entonces a esa tarea y produjo Brasil e Oceania, tomando como base los relatos de viajeros. Admiraba a naturalistas como Von Martius, pero se preocupaba en desmentir calumnias y exageraciones publicadas sobre Brasil en el exterior, comenta Kaori. El escritor también tenía una visión distinta de la usual en la época y consideraba que la civilización había desvirtuado al indio puro.

Entre 1859 y 1860, Gonçalves Dias integró la Comisión Científica del Imperio. La meta de la misma era llevar a expertos brasileños (geógrafos, zoólogos, botánicos, geólogos y astrónomos) para conocer la naturaleza brasileña de un modo objetivo. La expedición fue objeto de análisis en el libro Comissão Científica do Império, organizado por la historiadora de la ciencia Lorelai Kury (Andrea Jakobsson Estúdio Editorial, 2009). Ceará fue el estado elegido para la misión, pues había sido poco explorado. Al constatar que no había tipos puros entre los indígenas de aquella zona, el escritor se dirigió al Amazonas, en donde anotó observaciones sobre las lenguas habladas y envió objetos etnográficos a Río, que posteriormente se incorporaron a la colección del Museo Nacional.

La mayor parte de su trabajo en la comisión permaneció desconocida. Se supone que el material estaba en el buque que naufragó cuando regresaba de Europa en 1864. En 2002, la Academia Brasileña de Letras publicó Gonçalves Dias no Amazonas: relatórios e diário da viagen ao rio Negro, con introducción del escritor de Maranhão Josué Montello, con información sobre el período.

La etnografía de Gonçalves Dias era muy diferente de la que se ejerce actualmente, afirma el antropólogo João Pacheco de Oliveira, docente del Museo Nacional. En el siglo XX esa rama de la antropología se convirtió en trabajo de investigación de campo sistemático y de contacto directo con las culturas que se pretende estudiar. En tanto, el trabajo científico del poeta se realizaba mediante lecturas y comparaciones entre los relatos de viajeros y naturalistas, e implicaba postular hipótesis sobre el desarrollo y la difusión de las culturas. Estaba sintonizado con su tiempo tanto al hacer literatura como al hacer ciencia. El impacto de su obra es equivalente al de Castro Alves en lo que hace a la trata negrera.

Republicar