Imprimir Republicar

ARTE

La presencia de Paulo Emílio Salles Gomes

Un seminario, un libro y proyectos de edición de textos del crítico confirman su papel central en la cultura brasileña

Fotos Reproducción del libro Paulo Emilio Salles Gomes – O homem que amava o cinema e nós que o amávamos tanto

Salles Gomes en la sede de la Cinemateca Brasileña, 1975, São PauloFotos Reproducción del libro Paulo Emilio Salles Gomes – O homem que amava o cinema e nós que o amávamos tanto

Un especial interés en la figura de Paulo Emílio Salles Gomes, como crítico, investigador y docente, notorio desde su fallecimiento en 1977, cobró singular expresión este año. El 45º Festival de Brasilia del Cine Brasileño lo homenajeó con un seminario que convocó a críticos, cineastas, docentes y estudiantes para un debate sobre su legado; y en simultáneo al seminario se publicó el libro organizado por Maria do Rosário Caetano, O homem que amava o cinema e nós que o amávamos tanto, una colección de artículos y testimonios que confirmó su rol central en la cultura y en la formación de nuevas generaciones a partir de finales de los años 1950, cuando su intervención crítica logró una enorme repercusión desde su columna en el Suplemento Literario de O Estado de S. Paulo.

En el mes de septiembre, el grupo de investigación Formación del Brasil Moderno, coordinado por investigadores de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), discutió sobre las reflexiones de Salles Gomes sobre la trayectoria del cine brasileño. En el seminario de estudios anual, el grupo instaló, de ese modo, la cuestión del cine en su campo de interrogantes centrado en la evaluación y actualización de la problemática desarrollada por Antonio Candido en su clásico libro Formação da literatura brasileira, de 1959.

En Inglaterra, profesores del King’s College (Universidad de Londres), coordinados por Maite Conde, preparan un libro con una selección de textos de Salles Gomes. En Brasil, se encuentra en curso la edición de inéditos y la reedición de sus textos publicados aquí y en el exterior, mediante un proyecto coordinado por Carlos Augusto Calil para editorial Cosac Naify, con el apoyo de la Cinemateca Brasileña.

Estas iniciativas revelan la amplitud de la interlocución que él logró, a partir de su intervención en la prensa, su lucha por la Cinemateca y su actividad como docente investigador. Esta última comenzó allá por los años 1960, un momento en que el cine, en muchos países, se hizo con lugar académico como área de investigación. Si bien era común que las universidades incorporaran la experiencia de los críticos y de los historiadores ligados a las cinematecas, en el caso de la USP ocurrió una migración de la cultura de la Cinemateca brasileña, a través de los primeros profesores de cine de la ECA, en 1967, tales como Paulo Emilio Salles Gomes, Rudá de Andrade y Jean-Claude Bernadet.

Fotos Reproducción del libro Paulo Emilio Salles Gomes – O homem que amava o cinema e nós que o amávamos tanto

La tapa de la revista Clima y la del libro de Ruy Coelho sobre el movimiento paulistaFotos Reproducción del libro Paulo Emilio Salles Gomes – O homem que amava o cinema e nós que o amávamos tanto

Salles Gomes estudió filosofía en la USP al comienzo de los años 1940, instancia en la que fundó el Club de Cine de Filosofía, una iniciativa simultánea a la fundación de la revista Clima a cargo del grupo de jóvenes amigos que logró un gran impacto en la historia de la crítica cultural en Brasil, integrado por Antonio Candido, Décio de Almeida Prado, Paulo Emilio Salles Gomes, Gilda de Mello e Souza, Ruy Coelho y Lourival Gomes Machado. Fue la instancia en que se configuraron las indagaciones del grupo en el plano de la historia cultural, y su pregunta por el proceso de formación dirigida a distintos sectores de la cultura brasileña, su empeño por consolidar, en el campo del ensayo y de la investigación culta, un espíritu de actualización heredado del Modernismo. Tal espíritu se expresó más tarde en la fundación de la Cinemateca brasileña, en 1954, liderada por un Salles Gomes sabedor de que un archivo de filmes era la condición para infundirle a los estudios de cine en Brasil ese nuevo soporte, posibilitando investigaciones y actuando como centro formador. En las universidades, su esfuerzo de organización del campo se consolida y su poder unificador da vida a la investigación cinematográfica en la USP, luego de su experiencia docente en la Universidad de Brasilia en 1964-65.

Junto con la fuerza de su escritura que nos encanta y esclarece, Salles Gomes es una presencia singular, pues marcó en forma notable a aquéllos que lo conocieron. Erudición, sensibilidad política y una rara personalidad le permitieron al intelectual aplicado una cierta forma de prestar atención a situaciones concretas de la cual surgieron las síntesis más sagaces de que disponemos. Síntesis que, partiendo del cine, alumbraron aspectos de la cultura y de la constitución social brasileña. En este sentido, lo que le debemos es la afirmación de un espíritu de investigación tan riguroso como exhaustivo, capaz de definir un proyecto de largo alcance que hizo confluir inclinaciones particulares hacia una investigación comprensiva de la cultura, articulando diferentes aspectos del trabajo intelectual: historia, crítica y teoría. En definitiva, un auspicioso resultado de su pasión por lo concreto, señalada por Gilda de Mello e Souza como su rasgo por excelencia.

Principales libros de Salles Gomes sobre cine:
Jean Vigo [1957], Cosac Naify, Ediciones Sesc SP, 2009; Humberto Mauro, Cataguazes, Cinearte, Perspectiva, 1974; Cinema: trajetória no subdesenvolvimento, Paz e Terra, 1980; Crítica de cinema no Suplemento Literário, 2 v., Paz e Terra, 1982; Paulo Emilio: um intelectual na linha de frente, Carlos Calil e Teresa Machado (orgs.), Brasiliense-Embrafilme, 1986

*El comentario de Gilda de Mello e Souza se encuentra en el artículo “Paulo Emilio: la crítica como pericia”, en: O Baile das quatro artes – Exercícios de leitura (São Paulo, Livraria Duas Cidades, 1980).

Republicar