Imprimir Republicar

Brian Schmidt

Brian Schmidt: El enigma de la energía oscura

Laureado con el Nobel afirma que se necesitan nuevos métodos para medir aquello que compone la mayor parte del Universo

“Todos están de acuerdo en que el Universo se encuentra en expansión acelerada. Pero, ¿por qué? Aún no lo sabemos”, dice el astrofísico

EDUARDO CESAR“Todos están de acuerdo en que el Universo se encuentra en expansión acelerada. Pero, ¿por qué? Aún no lo sabemos”, dice el astrofísicoEDUARDO CESAR

Nacido en el estado estadounidense de Montana, criado en Alaska y radicado en la Universidad Nacional de Australia desde 1996, el astrofísico Brian Schmidt logró el Nobel de Física en 2011, cuando contaba con 44 años. Compartió el premio con sus colegas Saul Perlmutter, de la Universidad de California en Berkeley, y Adam G. Riess, de la Universidad Johns Hopkins y del Instituto de la Ciencia del Telescopio Espacial, por estudios que, en forma inesperada, revelaron la expansión acelerada del Universo. Schmidt y los otros galardonados comenzaron a observar, a finales de los años 1990, estrellas lejanas de una cierta categoría, las supernovas del tipo Ia, que son el resultado de la explosión de las enanas blancas, un tipo de estrellas muy antiguas y compactas. Los movimientos de ese tipo de supernova pueden utilizarse para medir distancias.

“A mi modo de ver, era muy improbable que ganáramos el Nobel”, dice el astrofísico, quien visitó la Universidad de São Paulo (USP) al comienzo de febrero para participar en la conferencia Cosmology, Large Scale Structure and First Objects, organizada por la Prorrectoría de Investigación de la USP. “Porque todavía no entendemos realmente qué es la energía oscura”. En la presente entrevista, Schmidt habla sobre su trabajo y, obviamente, de la misteriosa energía oscura, que representaría un 73% de todo el Cosmos y sería responsable de su crecimiento a un ritmo cada vez más veloz.

¿Cuál fue su reacción cuando vio por primera vez que los datos indicaban una expansión acelerada del Universo?
Creí que habíamos cometido un error. Luego de cerciorarnos de que no había errores, comenzó a preocuparme la posibilidad de que estuviera sucediendo algo que no conocíamos. El Universo podía estar acelerándose o nosotros, así como el resto de los científicos del área, podíamos no haber notado algún tipo de efecto. Tuve que esperar. Entonces publicamos un paper y, en el año 2000, otras mediciones corroboraron nuestros datos.

¿Esperaba obtener el Nobel?
Siempre se especula mucho con respecto al premio. Empero, a mi modo de ver, era poco probable que ganáramos el Nobel

¿Por qué?
Porque todavía no comprendemos realmente qué es la energía oscura. Todo el mundo está de acuerdo en que el Universo se expande aceleradamente. Pero, ¿por qué? Aún no lo sabemos. Creí que ellos aguardarían [para otorgar el Nobel] a que supiésemos qué es la energía oscura. Pero quizá estemos muertos cuando eso suceda. Diría que probablemente estaremos muertos. Puedo pensar en varias razones para que ellos no nos otorgasen el premio. Fue una gran sorpresa.

¿La energía oscura es realmente lo más misterioso del Universo?
El Universo parece hallarse compuesto por un 73% de energía oscura, que parece formar parte del espacio y provocar que el Universo se expanda. Para entender la energía oscura, hay que comprender por qué forma parte del Universo. Nadie tiene hasta ahora una explicación razonable para ello. Hay muchas explicaciones, pero ninguna es mejor que otra. Es algo científicamente desconcertante. La materia oscura, que compone el 23% del Universo, bien podría ser una partícula que hasta ahora no hemos encontrado. Si se tratara de una partícula que pudiéramos descubrir en un acelerador, tal como el LHC, todo concordaría. No sería necesario modificar nada. Todo sería razonablemente sencillo. Pero es posible que ésa no sea la solución, aunque, por ahora, parece ser una explicación plausible para la materia oscura. En el caso de la energía oscura, aún no contamos con indicios claros. Hace 15 años no sabíamos que no veíamos al 96% del Universo [las galaxias, estrellas, planetas, representan solamente el 4% del Cosmos]

Supernova del tipo Ia: observaciones de esa categoría de estrellas revelaron la expansión acelerada del Cosmos

NASA/CXC/JPL-CALTECH/CALAR ALTO O. KRAUSESupernova del tipo Ia: observaciones de esa categoría de estrellas revelaron la expansión acelerada del CosmosNASA/CXC/JPL-CALTECH/CALAR ALTO O. KRAUSE

¿Seguir observando las supernovas contribuirá para descubrir qué es la energía oscura?
Desde 1998 observamos miles de objetos y siempre arribamos a la misma respuesta, sólo que con una precisión mayor. Pero estamos llegando a un punto en que será difícil realizar mayores progresos. Las supernovas no son perfectas. Estamos comenzando a ver que exhiben defectos en lo referente a la medición de distancias. Estamos llegando a un punto en que tendremos que hallar otros métodos para medir la energía oscura.

¿Se trata de un problema metodológico o de falta de tecnología?
El problema no es la tecnología. Cuando medimos distancias, utilizamos esas estrellas que explotan como si ellas obedecieran a leyes. Pero, de un cierto modo, ellas no las cumplen. Son muy complicadas y presentan cierta imprecisión. Es como prever el clima. Existe un límite para cuán bien se logra prever el clima. El Universo es aleatorio. Puede medirse la distancia de las supernovas hasta un cierto grado, independientemente del método que utilicemos. Pero estamos arribando al límite en esas mediciones.

¿Cuál es el proyecto principal de la investigación actual?
Es el SkyMapper, un telescopio relativamente modesto, de 1,35 metros [emplazado en los alrededores de Sídney], que está elaborando un mapa de todo el cielo del hemisferio Sur. Mapeamos las estrellas seis veces, con distintos colores cada vez. Así que contamos con 36 imágenes de cada sector del cielo. Será un mapa digital y los colores nos permiten observar qué hay en cada porción. Podremos determinar, por ejemplo, la distancia, la temperatura y la composición química de cada estrella. Esperamos localizar objetos interesantes, que podrán estudiarse minuciosamente con telescopios mayores y, de ese modo, descubrir, por ejemplo, cómo se formaron las primeras estrellas de la Vía Láctea y del Universo.

¿Por qué eligió ser astrónomo?
Siempre pensé en ser meteorólogo. Trabajé en una estación meteorológica en Alaska. Pero noté que el trabajo no era tan interesante. Entonces pensé en la astronomía. Creía que nunca obtendría un empleo en el área, pero de todos modos decidí estudiar. Sabía que, al estudiar astronomía, aprendería física, computación y varias habilidades y así terminaría por encontrar algún trabajo. Quedé sorprendido cuando obtuve un empleo en astronomía una vez graduado. Fue algo magnífico.

¿Cómo comenzó a estudiar la cuestión de la expansión del Universo?
Era un sector de la ciencia que, en mi fuero íntimo, me interesaba. ¿Cuál es la edad del Universo? ¿Cuál será su destino? Era algo muy incierto. Tuve la suerte de vivir en una época en la que el tema es interesante, las respuestas desconocidas y que los cambios tecnológicos han hecho posible que intentemos responder a esas cuestiones. Fue algo fortuito.

Republicar