Imprimir Republicar

BRASILIANA

Aquarela do Brasil

Fue inaugurada en la USP la biblioteca que alberga el archivo de José Mindlin

LÉO RAMOSEl 23 de marzo se inauguró en la Universidad de São Paulo (USP) la Biblioteca Brasiliana Guita y José Mindlin, que cobija 32 mil títulos de la colección donada en 2006 por el empresario y su esposa que le dan nombre. El evento, que convocó a más de 500 personas, entre autoridades, auspiciantes e intelectuales, también presentó dos exposiciones para el público. La primera, permanente, contiene registros sobre la vida del matrimonio Mindlin y sus esfuerzos para constituir la biblioteca, y resume la historia del libro y de la imprenta; y la segunda, que permanecerá abierta al público hasta el día 28 de junio, presenta 100 destacados de la colección. Se trata de libros y manuscritos, tales como el original de Vidas secas, de Graciliano Ramos. A partir de 2009, una parte del archivo está siendo digitalizada y se encuentra disponible en internet. Actualmente, la biblioteca digital cuenta con unos 3.600 títulos, a los que puede accederse en el sitio web de Brasiliana USP (www.brasiliana.usp.br), administrado por la Biblioteca Mindlin.

El bibliófilo José Mindlin (1914-2010), quien además de empresario también era abogado y periodista, comenzó a coleccionar libros antiguos en 1927. En los anaqueles de su biblioteca particular podían encontrarse obras raras del siglo XVI y otras sobre literatura brasileña y portuguesa, manuscritos, periódicos científicos y de arte. Mindlin tenía por costumbre recibir en su casa a amigos e investigadores fascinados por conocer su colección, de cuyo mantenimiento se encargaba su esposa Guita, quien falleció en 2006. Sergio Mindlin, hijo del matrimonio, recordó emocionado, durante la ceremonia de inauguración, la dedicación de sus padres al frente de la biblioteca. “Mientras vivieron, la biblioteca era su mundo. Ahora se transforma en un ente institucional y se abre el acceso en una forma anteriormente impensable, mediante estas amplias instalaciones para investigación y estudio, sumadas al acceso vía web”, expresó. Sérgio y sus tres hermanas participan en el consejo de la institución.

El interior de la biblioteca, que reproduce la organización de los libros en la casa de Mindlin

Léo RamosEl interior de la biblioteca, que reproduce la organización de los libros en la casa de MindlinLéo Ramos

El rector de la USP, João Grandino Rodas, resaltó la importancia de la donación realizada por Mindlin y su familia. “En Brasil, no es común esa tradición de donaciones: el proceso no es sencillo, pero aquí se plantó la semilla para que otra gente pueda realizar gestos similares”, manifestó el rector a Agência USP de Notícias. La inauguración también fue un homenaje en memoria del historiador István Jancsó, uno de los mentores del Proyecto Brasiliana USP, fallecido en 2010. Para el presidente de la FAPESP, Celso Lafer, “la digitalización significa no sólo la preservación, sino el acceso generalizado y la posibilidad de expandir la información”. La Fundación se encargó de la compra del equipamiento para la digitalización robotizada de los libros encuadernados, apodado Maria Bonita. La máquina es capaz de escanear hasta 2.400 páginas por hora, lo cual representa aproximadamente 40 libros por día (lea en Pesquisa FAPESP, edición nº 161).

El crítico literario Antonio Candido mencionó que su amigo José Mindlin no era tan sólo un coleccionista de libros. “Él fue, ante todo, un lector dotado de discernimiento crítico, una suerte de autor de su propia biblioteca”, declaró. El historiador Boris Fausto, quien también se hizo presente en la apertura de la biblioteca, enfatizó la preocupación del matrimonio Mindlin por tornar al archivo accesible a la sociedad. “Cabe destacar la generosidad de la pareja al donar una biblioteca de semejante porte y valor, y asimismo, el papel de la familia, que ratificó el gesto de sus padres”. Para la construcción del edificio, que también incluye al Instituto de Estudios Brasileños y al Sistema Integrado de Bibliotecas de la USP, se invirtieron 130 millones de reales. Parte de esos recursos provino de la propia USP, aunque el proyecto también obtuvo recursos provenientes de patrocinadores, tales como Petrobras y el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

El alcalde de São Paulo, Fernando Haddad, dijo que el ejemplo de Mindlin puede promover iniciativas similares. “Confío en que esta actitud inaugure una nueva instancia de diálogo entre los grandes empresarios y las instituciones educativas”, declaró. La ministra de Cultura, Marta Suplicy, recién llegada de un recorrido por museos y bibliotecas de Estados Unidos, sostuvo que el nuevo edificio de la USP está a la altura de los parámetros internacionales. También destacó que durante este primer semestre será elevada al Congreso la nueva Ley de Derechos de Autor, para permitir que nuevas digitalizaciones, tales como las llevadas a cabo por Brasiliana, puedan quedar disponibles. “De lo contrario, no será posible disponer de todas las obras, a no ser que sean de dominio público”, explicó. El secretario de Cultura del Estado de São Paulo, Marcelo Mattos Araújo, quien representó al gobernador Geraldo Alckmin, también elogió la iniciativa de la Biblioteca Mindlin.

La versión original de Vidas secas, con el título modificado por Graciliano Ramos

Léo RamosLa versión original de Vidas secas, con el título modificado por Graciliano RamosLéo Ramos

Beneficios para la investigación
Desde el inicio de la digitalización, varios investigadores se beneficiaron con la transferencia de las obras hacia la pantalla de computadora. “El trabajo de la Biblioteca Brasiliana Digital es uno de los más importantes para las ciencias humanas en Brasil”, declaró Jaime Rodrigues, docente del Departamento de Historia de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp). Rodrigues halló en la biblioteca de Mindlin relatos de viajes, que lo ayudaron a enriquecer su investigación sobre la cultura marítima de las embarcaciones que surcaron aguas brasileñas entre los siglos XVI y XIX. “Podían encontrarse obras dispersas, en otras bibliotecas, pero buena parte de ellas se encontró, en sus versiones originales, en el sitio de Brasiliana”, dijo Rodrigues.

Según opina el director de la Biblioteca Mindlin, Pedro Puntoni, el acceso a libros físicos requerirá cuidados extras. Los investigadores deberán registrarse y solicitar una fecha. Ello dependerá del juicio de los curadores de la biblioteca, que analizarán el estado del libro y cómo debe consultárselo. “Pero su acceso continuará estando disponible en internet, dentro de los límites que marcan los derechos de autor”. Puntoni, docente de la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas de la USP, explicó que la biblioteca ya realiza colaboraciones con instituciones internacionales, fundamentalmente con las que cuentan con archivos sobre Brasil, tales como la Oliveira Lima Library, en Washington, y la John Carter Brown Library, en Rhode Island, Estados Unidos. “Podremos ofrecerles a esas bibliotecas acceso gratuito para obras que les interesen y, en contrapartida, ellos nos ofrecen, digitalmente, libros que no poseemos”, dijo. Otro convenio fue la consultoría de Beatriz Haspo, jefa de conservación de la Library of Congress, quien participó en las discusiones sobre conservación y preservación. “La biblioteca suscribirá nuevos convenios internacionales, porque está viva y es abierta, y pretende constituirse en un polo activo de la cultura brasileña en conexión con otras instituciones”, concluyó.

Republicar