Imprimir Republicar

INDICADORES

Mayor cooperación

La FAPESP redobló su esfuerzo para internacionalizar la ciencia paulista, según muestra su Informe de Actividades de 2012

Sin título, 2001 (Detalle ampliado) Acrílico s/ tela 180 x 150 cm Colección particular

reproducciónSin título, 2001
(Detalle ampliado)
Acrílico s/ tela
180 x 150 cm
Colección particularreproducción

El esfuerzo por lograr internacionalizar cada vez más la investigación en el estado de São Paulo, se destaca en el Relatório de atividades 2012 [Informe de actividades 2012] de la FAPESP, el balance general con los principales indicadores e iniciativas de la Fundación del año pasado, publicado en el mes de octubre. En el año de su cincuentenario, la Fundación llevó a cabo dos simposios internacionales, uno en América del Norte y otro en España, donde los investigadores de instituciones paulistas que la institución apoya pudieron exponer sus trabajos y profundizar relaciones con colegas del exterior.

Durante 2012 se firmaron veintidós nuevos acuerdos de cooperación científica con instituciones del exterior, seis de ellos con agencias de fomento y 16 con instituciones de investigación o educación superior. Sumados a los 43 suscritos en años anteriores, la Fundación finalizó 2012 con 65 acuerdos de cooperación que involucran a organizaciones de 14 países. “El anhelo de la FAPESP de interactuar con otras naciones se explica, pues el empeño puesto para aumentar el intercambio genera y amplía el conocimiento en todas las áreas involucradas”, dice el presidente de la FAPESP, Celso Lafer. “En el mundo contemporáneo, la ciencia es una actividad que depende cada vez más del esfuerzo de cooperación transfronterizo, incluso porque muchos de los fenómenos más relevantes con los que se depara ocurren internacionalmente”, sostiene.

La FAPESP, según muestra en el informe, destinó 1.030 millones de reales a la investigación científica y tecnológica en el estado de São Paulo en 2012, un volumen de recursos récord, superior en un 10,2% al asignado en 2011. Entre 2007 y 2012, los ingresos de la FAPESP crecieron un 72,49% y su inversión aumentó un 88,36%. Para realizar su trabajo, la FAPESP contó con el apoyo de 8.976 asesores que emitieron 22.941 dictámenes. “El informe muestra en forma consolidada, minuciosa y transparente las realizaciones de la FAPESP en 2012, garantizando la visibilidad pública que la misma desea y necesita imprimirle a sus actividades”, dice el director científico de la Fundación, Carlos Henrique de Brito Cruz.

036-039_RelatorioFAPESP_213A partir de 2005, los informes de actividades salen ilustrados con reproducciones de obras de grandes artistas del estado de São Paulo. “Este año tenemos el agrado de homenajear a Tomie Ohtake, una gran figura que innovó de manera extraordinaria en las artes plásticas de Brasil y que posee el mérito, en su ilustrada madurez de 100 años, de continuar dedicándose a su obra”, destacó Celso Lafer. Nacida en Kioto y radicada en São Paulo desde los 23 años, Tomie Ohtake plasmó una obra, constituida por pinturas, grabados y esculturas, internacionalmente reconocida como una de las más representativas del abstraccionismo contemporáneo.

Constitución
La FAPESP recibe e invierte en investigación científica recursos garantizados por la Constitución paulista equivalentes al 1% de la recaudación tributaria del estado. En 2012, el presupuesto de la Fundación fue de 1.090 millones de reales, un 5,6% superior al de 2011. Ese monto está compuesto por recursos del Tesoro estadual (81,93%) y otras fuentes de ingresos (18,07%), tales como recursos propios y otros surgidos de convenios con otras agencias de fomento, empresas e instituciones brasileñas y extranjeras, interesadas en apoyar la investigación científica conjunta y en temas de interés común.

Tomie Ohtake, 2000

INSTITUTO TOMIE OHTAKETomie Ohtake, 2000INSTITUTO TOMIE OHTAKE

En la línea de programas regulares, que son los que atienden la demanda espontánea de los investigadores, en 2012 se contrataron 7.601 becas y 4.292 ayudas a la investigación. En comparación con 2011, la FAPESP destinó un 20% más en recursos para becas. Para ayudas regulares, los recursos crecieron un 31%. En tanto, en el ámbito de los Programas Especiales, concebidos para promover la investigación y suplir carencias en áreas consideradas estratégicas, se contrataron 1.227 nuevos proyectos. Entre los Programas de Investigación para la Innovación Tecnológica, que impulsan investigaciones capaces de desarrollar nuevas tecnologías o de generar políticas públicas, en 2012 se contrataron 191 nuevos proyectos.

Las universidades e instituciones de investigación que concentran una mayor cantidad de grupos de investigación reciben, naturalmente, un mayor volumen de recursos. Por lo tanto, no sorprende que el 47,78% del gasto de la FAPESP en 2012 se haya destinado a proyectos coordinados por investigadores de la Universidad de São Paulo (USP). Otro 13,86% fue invertido en proyectos de la Universidade Estadual Paulista (Unesp), un 13,18% en la Universidad de Campinas (Unicamp) y un 13,13% en proyectos de investigadores de instituciones federales en el estado de São Paulo. Tradicionalmente, el área que recibe la mayor cantidad de recursos es la de salud, pues concentra un gran volumen de investigadores en el estado. En 2012, los estudios en el área recibieron 308,36 millones de reales, un 20,95% más que en 2011, el equivalente a un 29,79% del total erogado por la FAPESP. Otras áreas destacadas son la biología, con un 17,11% del total; ingeniería, con el 10,59%; ciencias humanas y sociales (10,4%); y agronomía y veterinaria (9,41%). La ciencia y la ingeniería de la computación, aunque no se ubican entre los sectores con mayor reparto, recibieron en 2012 recursos superiores a los de 2011 en un 58%.

La FAPESP modificó la clasificación de sus objetivos de fomento para clarificar el alcance científico, social y económico de los proyectos que patrocina. La clasificación ahora se divide en Apoyo a la Investigación Científica con Perspectivas de Aplicación (un 53% del total). Apoyo al Avance del Conocimiento (un 37% del total) y Apoyo a la Infraestructura de Investigación Científica (un 10% del total). La Fundación agrupó, en calidad de Apoyo al Avance del Conocimiento, programas que califican a la formación de recursos humanos y estimulan la investigación académica (lea en el recuadro). El Apoyo a la Investigación Científica con Perspectivas de Aplicación incluye a los programas con claros objetivos de aplicación e interés económico y social. El Apoyo a la Infraestructura de Investigación Científica apunta a asegurar la infraestructura necesaria para la continuidad de las investigaciones en el estado de São Paulo. Hasta 2011, la clasificación abarcaba a los apartados Apoyo a la Formación de Recursos Humanos (becas), Apoyo a la Investigación Académica y Apoyo a la Investigación Volcada a Aplicaciones. “No se trata solamente de un cambio en la nomenclatura, sino de un reagrupamiento de programas destinado a facilitar la comprensión de qué tipo de investigación científica apoyada por la FAPESP permite aplicaciones posibles en el corto y en el mediano plazo, cuáles generan el conocimiento necesario para la construcción de futuras aplicaciones y cuáles son las inversiones que aseguran la infraestructura necesaria para la continuidad de las investigaciones de cualquier naturaleza”, explica Celso Lafer.

Tomie Ohtake, 2000 Sin título, 1993 Acrílico s/ tela 100 x 180 cm Colección particular

ReproducciónTomie Ohtake, 2000
Sin título, 1993
Acrílico s/ tela
100 x 180 cm
Colección particularReproducción

Compromiso internacional
La intensa actividad de internacionalización que atraviesa la FAPESP ha alcanzado mayor visibilidad mediante dos simposios celebrados en el exterior, destinados a mostrar el trabajo de los científicos patrocinados por la Fundación: los intitulados FAPESP Week 2012, realizado durante el mes de octubre  en cuatro ciudades de América del Norte (Toronto, Cambridge, Washington y Morgantown), y Fronteras de La Ciencia, en el mes de diciembre, en dos ciudades españolas (Salamanca y Madrid). En 2013, esas iniciativas se mantuvieron, mediante las ediciones de la FAPESP Week en Japón, en el Reino Unido y, el presente mes, en Estados Unidos.

El compromiso internacional de la FAPESP también condujo a la realización de un evento para debatir temas que integrarían la pauta de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20), que tuvo lugar en junio de 2012, a partir de las investigaciones realizadas en el ámbito de programas de la FAPESP, tales como el Biota, sobre la diversidad paulista; el Bioen, de investigación en bioenergía; y el de Cambios Climáticos Globales. En paralelo con ese evento, se llevó a cabo un seminario para periodistas de varios estados brasileños y otros países de América Latina, con el objetivo de capacitarlos para la cobertura de la Río+20. Luego de la conferencia, celebrada en agosto, la FAPESP realizó un segundo workshop conjunto entre los programas Bioen-Biota-Cambios Climáticos: El Futuro que No Queremos, que congregó a 149 investigadores para analizar los resultados y discutir la postura de los científicos brasileños participantes en las próximas reuniones internacionales sobre ambiente y sostenibilidad.

La Fundación también apoyó fuertemente el intercambio de investigadores, tanto enviando estudiantes y científicos paulistas hacia el exterior como fomentando la llegada de investigadores extranjeros. En 2012 se otorgaron 903 becas en el exterior, un 334% más que en 2011. Este crecimiento se explica, en cierta medida, debido a la creación de la Beca de Pasantía de Investigación en el Exterior (Bepe), cuyos beneficiarios tuvieron como principales destinos a Estados Unidos, Canadá, Australia, Francia, Inglaterra, España, Portugal y Alemania.

Otro frente importante consistió en atraer extranjeros a Brasil y patrocinar el regreso de los brasileños radicados en el exterior. Las becas de posdoctorado en el país que ofrece la FAPESP han sido concedidas a una cantidad creciente de investigadores del exterior, atraídos por oportunidades para investigar en universidades e instituciones del estado de São Paulo. En 2012, los científicos llegados desde otros países representaron un 15% de las concesiones de becas de posdoctorado, con mayor preponderancia para las ciencias exactas y de la Tierra y ciencias biológicas. La Fundación también financió el arribo de 254 investigadores visitantes del exterior durante el año pasado.

El año 2012 marcó la creación de un programa piloto de la FAPESP, bajo el nombre de São Paulo Excellence Chairs (Spec), que procura establecer cooperaciones entre instituciones del estado de São Paulo e investigadores de alto nivel que se desempeñan fuera del país. En el marco de este programa, los investigadores mantienen el vínculo con sus instituciones de origen y se comprometen a permanecer en Brasil al menos 12 semanas durante el transcurso de cada uno de los cinco años mínimos que dura el proyecto, coordinando a un grupo de becarios de la FAPESP, entre posdoctores, doctores y alumnos de iniciación científica. El año pasado se aprobaron dos proyectos temáticos en el ámbito de ese programa. Uno de ellos trajo a Brasil al matrimonio formado por los científicos Victor y Ruth Nussenzweig, brasileños radicados en Estados Unidos desde la década de 1960, que se convirtieron en referentes en la búsqueda de vacunas y tratamientos contra el paludismo. Andréa Dessen de Souza e Silva, una brasileña radicada en Francia, logró que un proyecto suyo fuera seleccionado en el marco del programa para dirigir un grupo de investigación en el Laboratorio Nacional de Biociencias (LNBio), en Campinas. “El programa Spec complementa la estrategia de conexiones internacionales, generando un flujo de liderazgos internacionales en investigación científica desde instituciones de prestigio en dirección a São Paulo”, dice Carlos Henrique de Brito Cruz, director científico de la FAPESP.

Republicar