Imprimir Republicar

suicidio de la célula

El VIH y la muerte explosiva de las células de defensa

Gatillo molecular: copias del VIH (en rosado), que activan la muerte por piroptosis

CDC / A. HARRISON; DR. P. FEORINOGatillo molecular: copias del VIH (en rosado), que activan la muerte por piroptosisCDC / A. HARRISON; DR. P. FEORINO

Cuando ingresa al organismo, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) inicia la eliminación de las células de defensa, en especial, los macrófagos, que deberían combatirlo. Se trata de una matanza indirecta, con efecto diseminado. El grupo liderado por Warner Greene, de la Universidad de California en San Francisco, Estados Unidos, describe ahora, en dos artículos, las vías bioquímicas de la muerte celular activadas por el VIH (Science y Nature, 19 de diciembre). El equipo de Greene demostró que una vez que penetra en las células, el VIH activa una secuencia de reacciones químicas que conducen a la célula a la muerte por piroptosis. Al igual que la apoptosis, que ocurre con las células viejas y enfermas, la piroptosis es una forma de suicidio celular. Pero la apoptosis es silenciosa, mientras que la piroptosis es explosiva: la célula se rompe y libera moléculas inflamatorias. Este hallazgo abre el camino hacia nuevas formas de combate contra el virus. Los tratamientos actuales bloquean las proteínas producidas por el VIH. Los investigadores creen que se podrían desarrollar compuestos que actúen sobre las proteínas de los macrófagos, evitando su muerte. Un ensayo con células mostró que un compuesto experimental bloqueó eficientemente la muerte de los macrófagos.

Republicar