Imprimir Republicar

COLABORACIÓN

Paso al frente

Un convenio entre la FAPESP y la NSF reúne a investigadores de Brasil y Estados Unidos para conocer mejor los procesos que afectan a la biodiversidad brasileña

Árboles de la Amazonia...

Léo RamosÁrboles de la Amazonia…Léo Ramos

La FAPESP y la National Science Foundation (NSF) dieron otro paso con miras a fortalecer el convenio establecido en 2011, enfocado en el estudio de la biodiversidad en Brasil. Durante el mes de diciembre pasado se emitió el tercer llamado a la presentación de propuestas de cooperación científica vinculadas con las principales líneas de financiación de estudios sobre la diversidad biológica de ambas agencias, los programas Biota-FAPESP y Dimensions of Biodiversity. El objetivo consiste en promover la cooperación en investigación entre científicos mediante proyectos que contribuyan al avance de los estudios sobre biodiversidad en Brasil y Estados Unidos. Los proyectos aprobados recibirán un monto de hasta 2 millones de dólares de cada fundación.

La idea es que las propuestas abarquen las tres dimensiones de la biodiversidad ‒genética, taxonómica y funcional‒ con el propósito de intentar comprender cómo contribuyen a la salud, al funcionamiento de los ecosistemas y a la adaptación biológica en respuesta a los cambios ambientales. “El carácter interdisciplinario que deben contemplar los proyectos remitidos es uno de los principales distintivos de esa cooperación”, dice Regina Costa de Oliveira, directora del área de biología, agronomía y veterinaria del Directorio Científico de la FAPESP y coordinadora del llamado a propuestas. Según ella, la FAPESP valora los convenios con grandes instituciones, como es el caso de la NSF, porque involucran a muchos investigadores y una intensa producción científica.

La selección de propuestas forma parte de una convocatoria más amplia, que todos los años publica el Dimensions of Biodiversity, que contempla la participación de investigadores de instituciones estadounidenses en proyectos financiados por la NSF o lanzados en colaboración con otras fundaciones. Entre 2003 y 2007 hubo un intenso intercambio de experiencias entre la coordinación del programa Biota y la administración de la NSF. Esos contactos contribuyeron para que, en 2010, la NSF iniciara un proyecto de 10 años de inversiones en investigación, infraestructura de tecnología, fuerza laboral, recolección y síntesis de datos, en una campaña de estudios integrados con el objetivo de caracterizar la dimensión de la diversidad biológica de la Tierra. Por la misma época, la FAPESP renovó por otros 10 años la continuidad del Biota-FAPESP. Entre los objetivos de la segunda fase se encuentran las colaboraciones internacionales, la expansión de la amplitud geográfica más allá del estado de São Paulo, la ampliación de las investigaciones sobre la biodiversidad costera y marina y priorizar la vertiente educativa, lo cual se está llevando adelante.

...del bosque atlántico: proyectos que pretenden mejorar la comprensión y evolución de la biodiversidad vegetal

Léo Ramos…del bosque atlántico: proyectos que pretenden mejorar la comprensión y evolución de la biodiversidad vegetalLéo Ramos

En 2013, el programa organizó, en colaboración con Pesquisa FAPESP, una serie de conferencias para debatir los desafíos ligados con la conservación de los principales ecosistemas brasileños, como forma de contribuir para mejorar la calidad de la educación científica y ambiental en el país. Con 13 años de experiencia en la caracterización, conservación, restauración y uso sostenible de la biodiversidad, el Biota-FAPESP ha financiado más de 120 proyectos de investigación, cuyos resultados han contribuido para que los responsables de la toma de decisión puedan identificar y caracterizar mejor las áreas prioritarias para la conservación y restauración en el estado de São Paulo.

“Las relaciones entre investigadores brasileños y estadounidenses han promovido avances importantes en cuanto a nuestra comprensión de los procesos que regulan la diversificación, mantenimiento y pérdida de biodiversidad en Brasil”, dice Simon Malcomber, coordinador del Dimensions of Biodiversity. Según Malcomber, se espera que esas actividades cooperativas promuevan el desarrollo científico y económico de ambos países, generando una fuerza de trabajo ampliamente capacitada y comprometida internacionalmente con la investigación ambiental.

Eduardo CesarFlor de la AmazoniaEduardo Cesar

Proyectos aprobados
El resultado del primer llamado se anunció en septiembre de 2012. Un proyecto ambicioso, coordinado por la bióloga Lúcia Lohmann, del Instituto de Biociencias de la Universidad de São Paulo (USP), pretende comprender lo que condujo a la selva amazónica a albergar la mayor variedad de plantas y animales del mundo (lea en Pesquisa FAPESP, edición nº 200). Para ello, un equipo multidisciplinario integrado por 30 investigadores brasileños y estadounidenses trabaja para intentar reconstruir el parentesco, la historia evolutiva y la distribución espacial de grupos animales y vegetales, tales como las Bignoniáceas, la familia de plantas que incluye a los lapachos y los jacarandás, y las Lecythidaceae, el grupo al que pertenece la nuez de Brasil (Bertholletia excelsa).

Si el proyecto prospera, los investigadores creen que podrán identificar los principales momentos de diversificación de las especies de esos grupos y reconstruir su historial biogeográfico. De esa manera, pretenden comprender mejor el origen y evolución de la biodiversidad de la región. “Queremos reconstruir la historia de la Amazonia durante los últimos 20 millones de años”, comenta Lohmann. “Pero previamente necesitamos comprender mejor la cronología de la biodiversidad de la región, así como las transformaciones que ocurrieron en el ecosistema. Sólo así lograremos entender la influencia de los eventos geológicos específicos, como el surgimiento de los Andes, en la diversificación de especies en la Amazonia”. La investigadora también contempla investigar si dichos eventos de diversificación se encuentran asociados con fenómenos climáticos y ciclos biogeoquímicos, entre otros aspectos ambientales del pasado.

Aanálisis integrados
Los trabajos se encuentran bastante avanzados y hasta ahora ya han producido cuatro artículos que fueron publicados, aparte de otros cinco que se encuentran en prensa. El año pasado, el proyecto fue citado por la revista Science, que destacó su potencial para la producción de insights relacionados con la biodiversidad amazónica. Los grupos aún trabajan en forma aislada, pero Lohmann pretende reunirlos entre los días 16 y 21 de febrero, en el Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonia (Inpa), en Manaos, para discutir los avances conseguidos durante este primer año de investigación y determinar nuevas metas y protocolos de trabajo para 2014.

Eduardo CesarUn hongo del bosque atlántico: el objetivo es la identificación de los principales picos de diversificación de especiesEduardo Cesar

En forma paralela, Lohmann está involucrada en otro proyecto, en este caso, de caracterización de la distribución y diversidad de especies de la flora y fauna del bosque atlántico. El proyecto se aprobó en 2013, durante el segundo llamado a la presentación de propuestas FAPESP-NSF. Bajo la coordinación de la bióloga Cristina Miyaki, del Instituto de Biociencias de la USP, investigadores de diversas áreas están trabajando para entender mejor la historia del ecosistema, uno de los más degradados del país. En febrero, ellos se reunirán en un workshop en la sede de la FAPESP en São Paulo. “El objetivo consiste en congregar a los investigadores para delinear lo que cada uno está haciendo, como manera de comenzar a pensar cómo los avances de cada grupo pueden ayudar a mejorar la documentación de los patrones de la biodiversidad en el bosque atlántico”. Esa será la primera vez que los equipos se encuentren frente a frente, comenta Regina Costa de Oliveira. “Queremos promover esos encuentros anualmente”, dice.

“Estamos entusiasmados con el potencial de ése y otros proyectos conjuntos para expandir nuestro conocimiento sobre los procesos que afectan la biodiversidad de esos dos ecosistemas brasileños”, comenta Malcomber, del Dimensions of Biodiversity. Pese a que solamente llevan dos años, él dice hallarse satisfecho con la naturaleza cooperativa de los trabajos. “Los equipos científicos han hecho progresos significativos”, añade. “Esperamos que sigan ampliando las fronteras de la ciencia de la biodiversidad”. Regina Costa de Oliveira opina que este tipo de colaboraciones incrementan la masa crítica que piensa al respecto de los diversos temas relacionados con la biodiversidad. “Estamos utilizando la biodiversidad brasileña como punto de partida para un análisis que involucra una gran mezcla de especialidades, cuyas investigaciones tendrán eco en otros varios países, sostiene.

Republicar