Imprimir Republicar

migración

Un vuelo ininterrumpido de 200 días

Vencejo real: casi siete meses en el aire, sin posarse para dormir, descansar ni comer.

D. OCCIATOVencejo real: casi siete meses en el aire, sin posarse para dormir, descansar ni comer. D. OCCIATO

Doscientos días volando permanentemente, sin posarse en tierra firme ni en el mar para alimentarse, descansar o dormir. Parece algo imposible, pero no lo es para una especie de apódido europeo, que mide alrededor de 20 centímetros y pesa unos 100 gramos. Según un estudio realizado por investigadores del Instituto Ornitológico Suizo y de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Berna, el vencejo real (Tachymarptis melba) es, probadamente, la primera ave capaz de mantenerse tanto tiempo completamente en vuelo sin plegar las alas ni hacer una parada (Nature Communications, 8 de octubre). El vencejo efectúa una migración que lo empuja a abandonar Europa en vísperas del invierno, atravesando el desierto del Sahara para instalarse en África Occidental. Durante el viaje, la especie permanece casi siete meses en el aire, batiendo sus alas o planeando. Con la ayuda de sensores montados en los pájaros, que se alimentan de pequeños insectos, los científicos recabaron datos que indicaban la localización y la altitud de tres ejemplares de vencejo en el itinerario recorrido para huir del frío. Durante unos 200 días, antes de emprender actividades reproductivas, estas sí, llevadas a cabo en tierra, las aves no se posaron en ningún sitio.

Republicar