Imprimir Republicar

candidiasis

Una enzima facilita la infección fúngica

Imágenes de microscopía del hongo Candida  albicans: la enzima enolasa (en rojo) facilita la adherencia al intestino

Imágenes de microscopía del hongo Candida albicans: la enzima enolasa (en rojo) facilita la adherencia al intestino

Un trabajo realizado por científicos brasileños identificó un importante mecanismo que le permite al hongo Candida albicans ‒presente en el 80% de la población humana sin causar grandes problemas de salud‒ adherirse al intestino. A partir de ese órgano, el microorganismo ingresa en el torrente sanguíneo, donde se torna un agente agresivo y ocasiona la candidemia, un tipo de infección con un 50% de mortalidad, incluso en pacientes tratados con drogas antifúngicas. Un equipo integrado por investigadores de la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp), del Instituto Butantan y de la Universidad Federal de Uberlândia (UFU) descubrió que el C. albicans expele de sus células una enzima, la enolasa, que está presente en los biofilmes producidos por el hongo y es esencial para su adherencia al epitelio intestinal (Frontiers in Cellular and Infection Microbiology, 2 de junio). La enolasa resulta esencial para la producción de energía del hongo. “El hallazgo abre las puertas para el tratamiento de la candidemia”, dice el biólogo Marcelo Briones, de la Unifesp, principal autor del trabajo. “Podemos utilizar a la enolasa como blanco para la elaboración de varios compuestos que pueden inhibir la adhesión del hongo y bloquear su infectividad”.

Republicar