Imprimir Republicar

MEMORIA

Los primeros journals

Las publicaciones especializadas en ciencia comenzaron a circular hace 350 años en Francia e Inglaterra

Tapa y presentación de la primera edición de la revista francesa después denominada Journal des Savants

Journal des Savants Tapa y presentación de la primera edición de la revista francesa después denominada Journal des SavantsJournal des Savants

Un boletín de 12 páginas intitulado Journal des Sçavans llegó a manos de los habitantes parisinos el día 5 de enero de 1665. Dos meses después, el 6 de marzo, salía en Londres el primer número de Philosophical Transactions. Eran las primeras revistas científicas de Europa ‒más tarde llamadas genéricamente journals‒, que desde entonces sufrieron varios cambios para adecuarse a las circunstancias, al tiempo y a las transformaciones de la ciencia. Ambas circulan hasta los días actuales.

El primer número de Le Journal des Sçavans, con ocho artículos, de los cuales siete eran reseñas de libros, fue publicado casi dos años antes de la fundación de la Academia Real de Ciencias de Francia. La revista, luego denominada Journal des Savants (savant significa estudioso o sabio), divulgaba noticias sobre avances de la ciencia ‒como por ejemplo, la primera transfusión de sangre en Francia, en 1667‒ y de las artes, decisiones de gobierno y de la Iglesia, reseñas de libros y necrologías, entre otros temas. Su primer editor fue Denis de Sallo, consejero del Parlamento de París, abogado, escritor y hombre de confianza de Jean-Baptiste Colbert, ministro de Finanzas del rey Luis XIV.

Tapa de la primera Philosophical Transactions, de la Royal Society, y la ilustración de un eclipse lunar referido en 1665

Journal des Savants Tapa de la primera Philosophical Transactions, de la Royal SocietyJournal des Savants

Le Journal des Savants contó con el patrocinio real hasta 1701, dejó de circular en 1792 ‒durante la Revolución Francesa (1789-99)‒ y reapareció reorganizado en 1816, centrándose en la literatura. La revista se mantuvo con recursos del gobierno federal y luego, del Instituto de Francia, que agrupa a las principales instituciones académicas francesas. Una de las integrantes del instituto, la Académie des Inscriptions et Belles-Lettres, se hizo cargo de la publicación a partir de 1909. Ese mismo año, la revista publicó un relato del geógrafo francés Paul Vidal de La Blache, mencionando las regiones montañosas del sur de Brasil. El periódico, que inicialmente era semanal, se convirtió en semestral a partir de 1992.

La inglesa Philosophical Transactions, desde su inicio mayor y más abarcadora que su similar francesa, luego también cambió su nombre a Philosophical Transactions of the Royal Society. El uso de la palabra Philosophical remite a natural philosophy (filosofía de la naturaleza), el equivalente a lo que más tarde se tornaría conocido como ciencia. Por lo tanto, el título podría traducirse libremente, ahora, como transactions of science u “operaciones de la ciencia”. El primer número ‒con 16 páginas y 11 artículos, entre los cuales figuraban informes sobre lentes, los anillos de Júpiter, una mina de plomo en Alemania, un becerro con malformaciones y el uso de relojes de péndulo para determinar la longitud en el mar‒ fue editado por Henry Oldenburg, el primer secretario de la Royal Society, fundada cuatro años antes. Diplomático y filósofo, Oldenburg inauguró la práctica de la revisión por pares (peer.review), enviando un artículo para que lo analizaran expertos antes de su publicación.

La ilustración de un eclipse lunar referido en 1665

Royal SocietyLa ilustración de un eclipse lunar referido en 1665Royal Society

La revista, desde el comienzo con periodicidad mensual, se proponía registrar, certificar (por medio de la revisión por pares), difundir y catalogar los avances de la ciencia. El plan editorial fue exitoso, y el periódico publicó algunos trabajos fundamentales para la ciencia, tal como la teoría de Isaac Newton sobre la luz y los colores, en 1672. Los trabajos de otros científicos ingleses famosos, tales como Robert Boyle, James Clerk Maxwell, Charles Darwin y, más recientemente, Stephen Hawking, también aparecieron en la Philosophical Transactions. En 1887 la revista creció y fue dividida en dos. La primera versa sobre las ciencias físicas, la denominada Philosophical Transactions of the Royal Society A: Physical, Mathematical and Engineering Sciences; y la segunda, sobre las biológicas, Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences.

La revista más antigua de la Royal Society publicaba las cartas entre los miembros de la asociación o las que les eran remitidas. El primer relato sobre Brasil fue una carta, con fecha del 1º de enero de 1731. Había sido redactada por Jacob de Castro Sarmento, un médico judío portugués que se había refugiado en Londres, dirigida al entonces secretario de la Royal Society, Cromwell Mortimer, describiendo los diamantes hallados en Serro do Frio, en Minas Gerais. Una exposición que se inauguró en diciembre de 2014, y que permanecerá en cartelera hasta junio de 2015, es una de las actividades organizadas por la Royal Society para conmemorar los 350 años de la revista.

Republicar