Imprimir Republicar

Oceanografía

Más delgadas y quebradizas

Las plataformas de hielo del oeste de la Antártida están perdiendo volumen, y una de ellas puede desaparecer al final de la década

Una de las plataformas de hielo Larsen en febrero de 2000: fallas y fracturas en razón de las altas temperaturas

Nasa/ Landsat 7Una de las plataformas de hielo Larsen en febrero de 2000: fallas y fracturas en razón de las altas temperaturasNasa/ Landsat 7

En 1995, una plataforma de hielo de 2.500 kilómetros cuadrados, equivalente a poco más de una vez y media el área de la ciudad de São Paulo, se desprendió del hielo continental que cubre la tierra firme y se desintegró en pocas semanas en el mar de Weddell, el espacio del océano Austral que baña la península antártica y parte del continente helado. Era el fin de la Larsen A, tal el nombre de la plataforma. Siete años más tarde, en 2002, la Larsen B, una plataforma vecina, cinco veces mayor, perdió en un mes y medio alrededor de una cuarta parte de su extensión. Bloques enormes de hielo pasaron a vagar por el océano antes de derretirse, como consecuencia de las temperaturas en elevación en aquella región. Desde entonces, el tamaño de la parte restante de la Larsen B pasó a ser objeto de constante monitoreo.

En un estudio con datos satelitales coordinado por la Nasa, la agencia espacial estadounidense, publicado en la edición de este mes del periódico científico Earth and Planetary Science Letters, se estima que la parte restante de la Larsen B, del orden de los 1.600 kilómetros cuadrados, desaparecería en los próximos cinco años. La plataforma, cuyo espesor llega hasta los 500 metros en algunos puntos, está derritiéndose y fragmentándose a un ritmo acelerado. “Es sorprendente la velocidad con que eso está ocurriendo”, afirma Ala Khazendar, geofísico de la Nasa, principal autor del estudio. En otro trabajo reciente, con participación del brasileño Fernando Paolo, quien realiza su doctorado en la Institución Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, se detalla el mecanismo inherente al estrechamiento de otra plataforma de hielo del grupo Larsen.

062-063_Antártica_232En un artículo publicado el 13 de mayo en la revista científica The Cryosphere, científicos del British Antarctic Survey, del Scripps, incluido Paolo, y de otras universidades estadounidenses, mostraron que el espesor de la plataforma Larsen C, cinco veces mayor que la Larsen B, pierde volumen y está estrechándose en razón de dos procesos. “Por arriba, estaría produciéndose el derretimiento y la compactación de la capa superficial de firn, la nieve más densa que cubre el hielo de la plataforma, probablemente debido a un aumento de la temperatura atmosférica. Esto provoca la pérdida de aire del firn en la superficie de la plataforma”, dice Paolo. “Por abajo, en el sector sumergido de la plataforma, se produce un estrechamiento del hielo debido al derretimiento provocado por la llegada de aguas de fondo más calientes. Esto también provoca un cambio en el flujo de hielo, produciendo un estiramiento de la plataforma. Nuestras medidas presentan incertidumbres considerables, pero sólo logramos explicar ese nivel de estrechamiento de la Larsen C si esos dos mecanismos estuvieran actuando simultáneamente”. El estudio se realizó con base en análisis de datos de satélite y de ocho mapeos de radar realizados entre 1998 y 2012.

El estrechamiento y la eventual desaparición de las plataformas, que son extensiones de glaciares y del manto de hielo que recubre la Antártida, no causa directamente la elevación del nivel del mar. Su hielo ya está sobre el océano y su licuación no altera el nivel del mar. El mismo razonamiento vale para el hielo marino, que es mucho más delgado y vaga alrededor de la Antártida. El efecto del adelgazamiento de las plataformas de hielo sobre el nivel do océano es indirecto. “El derretimiento de las plataformas abre el camino para que el hielo aprisionado en el manto, que está sobre el continente, se deslice más fácilmente hacia el mar”, dice el glaciólogo Jefferson Cardia Simões, de la Universidad Federal do Rio Grande do Sul (UFRJ), coordinador del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de la Criósfera. “Existe un consenso que apunta que el calentamiento global está actuando sobre el derretimiento de las plataformas de hielo en la península antártica”, afirma Ilana Wainer, del Instituto Oceanográfico de la Universidad de São Paulo (IO-USP), quien trabaja con modelos climáticos sobre la interacción del océano con la atmósfera en la región antártica. “Y no se trata solamente de una variación natural del clima”. Durante los últimos 50 años, la temperatura atmosférica promedio en la península antártica aumentó 2,5ºC.

Con un espesor un 18% menor
La fragilidad de las plataformas de hielo es mayor en la península, que alberga las regiones menos frías del continente, y en la Antártida occidental. Un estudio publicado en Science el 26 de marzo de este año, del cual Paolo fue el autor principal, indica que las plataformas de la porción occidental perderán la mitad de su volumen en 200 años si se mantiene su actual índice de estrechamiento. Entre 1994 y 2012, de acuerdo con datos de altimetría obtenidos por satélites de la Agencia Espacial Europea, algunas plataformas quedaron hasta 18% más delgadas. “La situación es más crítica en el oeste del continente, pero también hay señales de alteraciones en el este”, dice Paolo. Al tener en cuenta el período analizado en el estudio, los 18 años como un todo, los investigadores registran un leve aumento de espesor de las plataformas de la Antártida oriental. Pero ese aumento se concentró en los primeros 10 años monitoreados. Al observar únicamente los datos de los años más recientes, detectaron una estabilización o pérdida de volumen de masa de las plataformas del este. Es una señal de que el estrechamiento también parece alcanzar a las plataformas orientales.

Artículos científicos
PAOLO, F. S. et al. Volume loss from Antarctic ice shelves is accelerating. Science. v. 348, n. 6232, p. 327-31. 17 abr. 2015.
HOLLAND, P.R. et al. Oceanic and atmospheric forcing of Larsen C Ice-Shelf thinning. The Cryosphere. v. 9, n. 3, p. 1005-24. 2015.

Republicar