Imprimir Republicar

INTERNACIONALIZACIÓN

Un polo científico en el norte de Brasil

El instituto de física teórica de Natal ya tiene sede y promoverá eventos de larga duración con científicos de varios países

La nueva sede cuenta con gabinetes hasta para 70 investigadores

Cyro Lucas Souza/ IIF La nueva sede cuenta con gabinetes hasta para 70 investigadoresCyro Lucas Souza/ IIF

La ciudad de Natal, capital del estado de Rio Grande do Norte, dio un paso en pos de consolidarse como un polo internacional de investigación en física teórica. La inauguración en el mes de marzo de la sede del Instituto Internacional de Física (IIF), en el campus de la Universidad Federal de Rio Grande do Norte (UFRN), se erige como una promesa de estímulo para trabajos y colaboraciones en la frontera del conocimiento, al congregar a investigadores de todas partes del mundo en eventos de hasta tres meses de duración. Se edificó un área de cuatro mil metros cuadrados, que dispone de un auditorio con 150 plazas, dos salones para seminarios, un laboratorio de computación de alto desempeño y oficinas para el staff de la institución y decenas de invitados. “Ahora contamos con gabinetes de trabajo que pueden albergar hasta a 70 investigadores. Esto es algo fundamental para brindarle una buena acogida a los físicos de Brasil y del exterior, ampliando la circulación de ideas y fomentando colaboraciones”, afirma el físico Álvaro Ferraz, docente de la UFRN y director del instituto.

El IIF fue fundado en 2010 y funcionaba en un inmueble alquilado, en las inmediaciones del campus de la universidad. Sus actividades anuales, definidas por su Consejo Asesor Internacional, del cual participan dos ganadores del Premio Nobel Física, entre otros científicos del país y del exterior, abarcaban alrededor de una decena de workshops y encuentros internacionales de una o dos semanas de duración, que versaban sobre temas relacionados con la física de punta, tales como la Teoría de Cuerdas, turbulencia, átomos fríos, información cuántica, superconductividad a altas temperaturas, etc., que se desarrollaban en el Departamento de Física Teórica y Experimental de la UFRN o en auditorios alquilados en hoteles de la ciudad. Ahora, con la nueva filial, se contempla promover congresos más amplios. “En la última reunión del Consejo Asesor Internacional se señaló que tendremos encuentros de larga duración, algunos, de hasta tres meses”, dice Ferraz. “Yo he sacado bastante provecho de los eventos del instituto, que siempre contaron con investigadores del más alto nivel tratando temas en la frontera del conocimiento”, relata Mucio Continentino, representante del Centro Brasileño de Investigaciones Físicas (CBPF) en el Consejo Asesor Internacional del IIF. “Con la posibilidad de realización de eventos más extensos, se espera que pueda fomentar un mayor intercambio”, dice el investigador. La rectora de la UFRN, Ângela Cruz, subraya el impacto que el instituto promovió en la universidad. “Si se cuentan sólo los últimos años, el IIF trajo a la UFRN alrededor de 300 científicos, 900 estudiantes de posgrado y llevó a cabo 32 eventos científicos de carácter internacional. A esos resultados debe sumársele la promoción de alrededor de 100 seminarios de investigación y el crecimiento de las publicaciones con repercusión internacional”, afirma.

Fuentes de inspiración
La idea fundacional del IIF surgió al final de la década de 2000, como una sugerencia del entonces ministro de Ciencia y Tecnología, el físico Sérgio Rezende. Él propuso la creación de un instituto que, si bien tendría vinculación con la universidad, tuviese un estatus de entidad autónoma asociada al ministerio. Así, podría contar con un presupuesto propio y con capacidad para patrocinar tanto los eventos como el sueldo de investigadores de alto nivel, contratados, en muchos casos, en otros países. Las fuentes de inspiración eran otros centros de física teórica, tales como el Instituto Kavli de Física Teórica, en Santa Bárbara (EE. UU.), el Instituto Yukawa, vinculado a la Universidad de Kioto (Japón), o el Centro Internacional de Física Teórica ‒el ICTP‒, en Trieste (Italia). Esos centros, tienen una característica en común que es la promoción de eventos que congregan a investigadores de varios países.

El pasante de posdoctorado Fabio Novaes conversa con el profesor Dmitry Melnikov

Cyro Lucas Souza/ IIF El pasante de posdoctorado Fabio Novaes conversa con el profesor Dmitry MelnikovCyro Lucas Souza/ IIF

El cuerpo de científicos permanentes del IIF aún se está conformando. Además de Álvaro Ferraz, hay otros dos investigadores líderes: el ruso Dmitry Melnikov, experto en Teoría de Cuerdas, y el italiano Pasquale Sodano, físico estadístico. El cuadro lo completan el ruso Mark Minieev-Weinstein, investigador visitante, y 11 posdoctorandos de varias nacionalidades. Hay 17 científicos de otros países que mantienen relación con el IIF y pasan temporadas anuales de hasta tres meses en la institución, participando en eventos. La relación del instituto con la carrera de física de la UFRN comienza a profundizarse. “Hasta el año pasado, yo solamente había supervisado a un alumno de doctorado. Este año, comencé a supervisar a dos alumnos de doctorado y uno de maestría”, dice Dmitry Melnikov, investigador del IIF desde 2010. “La distancia entre la antigua sede y el campus de la universidad era un impedimento”.

En 2013, Melnikov organizó en el instituto un gran evento internacional sobre Teoría de Cuerdas y ahora se apresta a promover otro. También coordinó encuentros en donde reunió a todos los investigadores y estudiantes de las universidades de la región nordeste interesados en esa área de investigación. El científico ruso se graduó en una universidad de Moscú en 2003 y cuenta con título de PhD otorgado por la Universidad Rutgers, en Estados Unidos. “La primera vez que escuché hablar del IIF ocurrió mientras realizaba una pasantía de posdoctorado en la Universidad de Tel Aviv, en Israel, y buscaba un nuevo lugar para trabajar. Decidí concursar para una vacante de investigador visitante y me seleccionaron en 2010”, relata Melnikov.

Pronto habrá tres nuevos profesores que se sumarán a los cuadros docentes del instituto, luego de sortear un proceso de selección en el cual participaron 99 candidatos. Dos de ellos son brasileños: Rodrigo Pereira, investigador del área de Teoría de la Materia Condensada, procedente del Instituto de Física de São Carlos, en la USP; y Rafael Chaves, quien se encuentra en Alemania y es experto en información cuántica. Otro que llegará al IIF es el italiano Riccardo Sturani, actualmente investigador del Instituto Sudamericano para Investigación Fundamental/ Centro Internacional de Física Teórica (ICTP-SAIFR, según su sigla en inglés), de la Universidade Estadual Paulista (Unesp). Sturani está vinculado con el Observatorio Interferométrico de Ondas Gravitatorias (Ligo, la sigla en inglés de Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory), en Estados Unidos, que recientemente registró por primera vez el paso de ondas gravitatorias por la Tierra (lea en Pesquisa FAPESP, edición nº 241). “Mi contrato con el ICTP-SAIFR finaliza en 2017 y comencé a buscar un nuevo puesto. El instituto en Natal me interesó porque cada vez cuenta con mayor visibilidad internacional”, afirma.

Para consolidarse, el IIF debe afrontar obstáculos relacionados con su financiación. La idea es convertirlo en un instituto autónomo con recursos garantizados por los ministerios de Ciencia, Tecnología e Innovación y el de Educación. Según Álvaro Ferraz, se medita la posibilidad de solicitar una nueva personería jurídica para el instituto, que podría transformarse en una organización social, y así diversificar sus fuentes de financiación. “Estamos alentando para que la crisis económica que vive el país no demores su resolución”, dice Ferraz.

Republicar