Imprimir Republicar

Brexit

Los reflejos en la ciencia de una ruptura

El primer ministro británico David Cameron anunció su renuncia tras el resultado del plebiscito

Tom Evans/ Crown Copyright/ Flickr El primer ministro británico David Cameron anunció su renuncia tras el resultado del plebiscitoTom Evans/ Crown Copyright/ Flickr

El resultado favorable a la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) en el plebiscito de 24 de junio causó consternación en el seno de la comunidad científica británica. Aún no se sabe precisamente de qué manera esta decisión afectará a la investigación hecha en el país, pero expertos advierten que la participación del Reino Unido (Inglaterra, el País de Gales, Escocia e Irlanda del Norte) en colaboraciones científicas con países del bloque se verá perjudicada. Existe incertidumbre con relación al Horizonte 2020, el mayor programa de apoyo a la investigación científica y a la innovación de Europa, que entró en vigencia en 2007 con un presupuesto de 80 mil millones de euros, equivalente a 300 mil millones de reales. Los recursos pueden ser disputados por consorcios de países miembros de la UE. John Womersley, director del UK Science and Technology Facilities Council, declaró a la revista Nature que los científicos del Reino Unido buscan garantías de que no serán excluidos del Horizonte 2020. “Conozco investigadores que han enviado recientemente propuestas al Horizonte 2020”, declaró a la revista Science la bióloga escocesa Anne Glover, consejera científica en jefe de la Comisión Europea entre 2012 y 2014. “Supongo que podemos seguir adelante con este proceso, al menos hasta la fecha oficial de salida del bloque”, afirmó. Según la investigadora, el saldo de la participación del Reino Unido en el bloque fue favorable a la ciencia. Glover menciona los recursos invertidos y percibidos durante el Programa Marco 7, que precedió al Horizonte 2020. “Aportamos 5.400 millones de euros [20 mil millones de reales] en siete años, pero percibimos alrededor de 8.800 millones de euros [32.700 millones de reales]”. Alrededor del 16% de los recursos de las universidades del Reino Unido proviene de órganos de la Unión Europea. Existe también preocupación con relación a la movilidad de los científicos. Venki Ramakrishnan, presidente de la Royal Society, se manifestó en un comunicado: “Uno de los puntos fuertes de la investigación británica es su naturaleza internacional. Cualquier falla en cuanto a la libre circulación de personas e ideas podría perjudicar a la ciencia del Reino Unido”.

Republicar