Imprimir Republicar

Fast

El supertelescopio chino

Vista aérea del Fast: un reflector de 500 metros entre montañas y bosques

NAOC Vista aérea del Fast: un reflector de 500 metros entre montañas y bosquesNAOC

Luego de casi seis años de trabajo, terminó de construirse un radiotelescopio chino con un espejo reflector de 500 metros (m) de diámetro (el Fast, siglas en inglés de Five-hundred-meter Aperture Spherical radioTelescope) que comenzará a operar dentro de tres meses. Al comienzo del mes de julio se anunció la etapa final, con la instalación de los últimos 4.450 paneles reflectores. El telescopio, cuya construcción se estima que costó, en total, 180 millones de dólares y ocupa una superficie equivalente a 30 estadios de fútbol, detectará hidrógeno neutro en la Vía Láctea, púlsares y señales eventuales de otras  civilizaciones, según Nan Rendong, científico en jefe del proyecto. El Fast supera en tamaño y sensibilidad al radiotelescopio de Arecibo, emplazado en Puerto Rico, que tiene 305 m de diámetro y hasta ahora era el mayor del mundo. También cubre un área mayor del cielo. Cuando esté listo, dotará de gran competitividad a la investigación en astrofísica de China al menos por 10 años, comentó Yan Jan, director general del proyecto del telescopio. El Fast, ligado a los Observatorios Astronómicos Nacionales de China (Naoc), fue una propuesta formulada en 1994. Luego de una década de búsqueda, los científicos determinaron el sitio más adecuado para su emplazamiento en Dawodang, en la provincia de Guizhou, una región del sudeste de China con montañas que funcionan como una barrera natural a las interferencias en las frecuencias de radio. El reflector, la pieza principal, comenzó a construirse en agosto de 2015. En 11 meses, se instalaron 4.273 piezas triangulares sobre una estructura de cables de acero que forman una superficie parabólica.

Republicar