Imprimir PDF Republicar

carta de la editora

El financiamiento público de la ciencia, la geogenómica y los rituales de la muerte

La crítica dirigida a la financiación pública de la investigación científica no es precisamente una novedad, ya sea en Brasil o en otros países. Cuando escasean los recursos disponibles, el examen de los gastos públicos tiende a intensificarse. El problema radica en que las políticas orientadas a la obtención de resultados inmediatos en el ámbito de la ciencia tienden al sacrificio de la denominada investigación básica, aquélla que se realiza sin una preocupación directa con respecto a su utilidad. El aumento de nuestra comprensión de la naturaleza y de sus leyes resulta frecuentemente en conocimientos aplicables y en soluciones innovadoras para ciertos problemas, pero no es éste su objetivo central. En el artículo principal de esta edición se discute el equívoco común de establecer una oposición entre investigación básica e investigación aplicada. También se analiza el rol del Estado en el financiamiento del sistema brasileño de Ciencia y Tecnología, y se ofrece una visión sobre datos poco conocidos. El desafío consiste en equilibrar los gastos en investigación con los resultados a corto y a largo plazo. Al respetar el ritmo de cada tipo de investigación, como así también las expectativas de la sociedad, la ciencia puede beneficiar tanto a las actuales generaciones como a las generaciones futuras.

*

Brasil ha tenido la oportunidad de ser testigo de un raro momento de la ciencia: el nacimiento de un campo de investigación. La cooperación entre biólogos y geólogos que estudian la formación de la Selva Amazónica y del Bosque Atlántico ha ido más allá de la investigación multidisciplinaria. Los científicos identificaron la necesidad de contar con información más vasta sobre temas situados fuera de sus áreas de especialización. Los geólogos y los biólogos sólo podrían hallar nuevos caminos abocándose de lleno a otras áreas del conocimiento y trabajando juntos desde el comienzo, elaborando las preguntas iniciales de la investigación codo a codo. La integración de esas dos áreas con el objetivo de estudiar bosques y selvas dio origen al área de la Geogenómica, un término acuñado por el geólogo Paul Baker en 2014. La complejidad de la Selva Amazónica y del Bosque Atlántico requiere la labor de más que una sola especialidad. La comprensión de la biodiversidad de las grandes áreas forestales exige la investigación de las plantas y los ríos, las montañas y el suelo. Y los paleoclimatólogos están valiéndose de datos genómicos para poner a prueba las hipótesis formuladas por los geólogos. La reciente datación mineral también hace su aporte a la comprensión de la evolución de la flora y la fauna. Existen muchos ejemplos como éstos. La colaboración entre el Programa de Biodiversidad de la FAPESP (Biota) y el Programa de Dimensiones de la Biodiversidad de la NSF le ha dado un gran impulso a este nuevo campo. Desde 2012, ambas agencias brindan su apoyo a programas de investigación sobre la biodiversidad en los cuales la unión de grandes grupos de científicos de distintas especialidades hace posible el análisis de las enormes cantidades de información que recaban los equipos.

*

Excavaciones arqueológicas recientes y aún en curso en Lapa do Santo, en la zona de Lagoa Santa, en el estado brasileño de Minas Gerais, suministran un amplio retrato de los rituales funerarios que realizaban los pueblos que vivieron en esa región hace entre doce mil y ocho mil años. Ese período temporal era considerado homogéneo en términos de ocupación humana en el pasado, pero ahora ha quedado dividido en tres culturas bastante distintas. Cada una de éstas muestra patrones de sepulturas complejos, con rituales relacionados con la muerte que se regían por una serie de reglas precisas. Lapa do Santo forma parte de los sitios arqueológicos de Lagoa Santa, conocidos desde el siglo XIX. El cráneo de Luzia, que data de hace aproximadamente once mil años, fue rescatado en la década de 1970 y le permitió al bioantropólogo Walter Neves postular que el continente americano habría sido ocupado por dos oleadas migratorias. El actual proyecto apunta a echar luz sobre el estilo de vida de esos pueblos.

Republicar