Imprimir Republicar

Galileo

Llega el GPS europeo

P. Carril/ ESA Representación gráfica de la constelación de satélites Galileo, que comenzará a operar en su fase experimental en las próximas semanasP. Carril/ ESA

Con el nuevo año, comenzará a funcionar con carácter experimental el nuevo sistema global de navegación que creó la Unión Europea. El 17 de noviembre, con el lanzamiento exitoso de cuatro satélites, a bordo de un cohete Ariane, el sistema Galileo llegó a un total de 18 satélites en órbita. En 2020, cuando se encuentre en fase operativa, contará con una constelación de 30 satélites, de los cuales se necesitan 24, pero habrá otros seis extras para brindar mayor seguridad. Los 18 satélites actuales, construidos por un consorcio anglogermánico, son suficientes para comenzar a testear el sistema. En las próximas semanas, los smartphones de última generación y otros dispositivos comenzarán a captar las señales del sistema, que se emplearán para actualizar su posición y sincronizar información. “Desde un punto de vista técnico estamos preparados y el desempeño del sistema es muy bueno”, le dijo Paul Verhoef, director de programas de navegación de la Agencia Espacial Europea a la BBC. La promesa es garantizar el posicionamiento en tiempo real con una escala de precisión menor a un metro (la del sistema estadounidense GPS se ubica en torno a los 8 metros). El sistema Galileo fue concebido al principio de los años 2000 y desde entonces arreciaron las críticas relacionadas con su alto costo, estimado en 5 mil millones de euros, y la necesidad real de que Europa cuente con un sistema de posicionamiento propio. Contrariamente al GPS y al Glonass ruso, cuyo sistema administrativo es militar, el Galileo es un programa civil. Los satélites se encuentran instalados en planos orbitales a 23 mil metros de la superficie del planeta.

Republicar