Imprimir

Paleontología

Los pterosaurios nacían sin capacidad de vuelo

Las crías de los pterosaurios, reptiles alados extintos contemporáneos de los dinosaurios, rompían sus huevos listos para caminar, pero no para batir las alas y remontar vuelo. Ya nacían con los huesos pélvicos formados. Eso les permitía apoyarse sobre sus patas traseras y dar sus primeros pasos. Sin embargo, la estructura ósea que soporta los movimientos del músculo pectoral, esencial para sostener el vuelo, aún no se hallaba totalmente conformada. Los bebés pterosaurios tampoco tenían todos sus dientes, una limitación que probablemente les impedía alimentarse por sí solos. Para sobrevivir hasta que los huesos que sostienen las alas y los dientes estuvieran formados, las crías debían pasar un buen tiempo al cuidado de los padres. Ése es el escenario que sugiere un estudio sobre el desarrollo embrionario y los primeros movimientos, aún tímidos, de las crías de pterosaurios, llevado a cabo por paleontólogos brasileños y chinos (Science, 1º de diciembre). “El desfasaje entre el desarrollo de los huesos de la cadera y los de la musculatura pectoral indica que los pterosaurios no estaban capacitados para volar al nacer”, comenta el paleontólogo Alexander Kellner, del Museo Nacional de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), uno de los autores del trabajo. Con la ayuda de imágenes tomadas por tomógrafo, el grupo estudió el interior de 16 huevos de pterosaurios de la especie Hamipterus tianshanensis, que habitó hace unos 120 millones de años en la cuenca de Turpan-Hami, en el noroeste de China. Los huevos, de alrededor de 5 centímetros de altura, no estaban aplastados y conservaban su tridimensionalidad. Los fósiles estudiados forman parte del mayor conjunto conocido de huevos de esos reptiles (215 en total), que se hallaban incrustados, junto a decenas de huesos de ejemplares adultos de la especie, en un bloque de arenisca.

Republish