Imprimir

Fotolab

Un ADN un tanto distinto

Si bien la doble hélice quedó consagrada desde su descubrimiento en la década de 1950, algunos segmentos del ADN pueden presentar tres cintas enrolladas en espiral. Para estudiar la posibilidad y la función de tal configuración, hacía falta una manera sencilla de detectarla en los cromosomas. Ahora ya no. Los genetistas Eduardo Gorab y Peter Pearson, de la Universidad de São Paulo, describieron de qué modo un colorante disponible comercialmente –el naranja de tiazol– puede reemplazar a los anticuerpos elaborados especialmente para detectar triples hélices de ADN.

En la foto, los anticuerpos (en rojo) y el colorante (en verde) se mezclan y resaltan en el cromosoma teñido de azul.

Imagen enviada por Eduardo Gorab, docente del Instituto de Biociencias de la USP

Republish